Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 21 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (63): Gregory Orr:



Sitio Web de la Imagen



CASAS DERRUMBADAS

En el bosque, al norte de Nueva York,
un muchacho busca los cimientos
de casas derrumbadas.

Escarba con las manos
bajo capas de hojas y tierra sucia,
buscando botellas viejas.
Se las lleva a su madre
que las lava en el fregadero
y las pone en el pretil de la ventana
donde relampaguean verdes y azules.

Años más tarde se detiene
en la noche ante una casa en ruinas.
Se arrodilla junto a un hoyo y mira hacia abajo:
hay agua al fondo del pozo,
una luna luna negra; el rostro de su madre
flota en la superficie.



Gregory Orr.

Varios Autores. Nuevas voces de Norteamérica. Plaza & Janés Editores, 1981. Traducción de Claribel Alegría y D. J. Flakoll.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.