Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 20 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (59): Lawrence Raab:




Sitio Web de la Imagen



ADIVINANZA

Esa luna, por ejemplo-
una astilla de uña,
la abertura más pálida.
Y esas estrellas-
se destiñen ahora
pero siempre estaban destiñéndose.

De la tarde tomo
lo que necesito para aguantar
el estupor de la mañana y el mediodía.

Agua-en honor a la compañía.
Fuego en la colina.

Cada noche te enseño este
cono blanco de ceniza. Cada noche te digo:

Pero no guardo nada para mí.

Setos y campo,
curva del camino.
Mesa y libro,
ataúd en el sueño.

Todo lo que se asienta
en la tierra
vuelve a la luz
a su tiempo.

Otra vez te digo esto
y tú lo crees.
Y tomas lo que necesitas
y piensas que es tuyo.



Lawrence Raab.

Varios Autores. Nuevas Voces de Norteamérica. Plaza & Janés Editores, 1981. Traducción de Claribel Alegría y D. J. Flakoll.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.