Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 19 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (58): Maura Stanton:





Sitio Web de la Imagen



EXTRACTOS DEL DIARIO DE ELISA LYNCH

1. Mayo, 1866

La distancia no importa, Francisco,
nada importa, ni los puros, ni la yerba mate,
ni el cognac restañando el dolor de dientes negros.
El jardín violento siempre fue tierra suculenta.
La muchacha guaraní, desnuda y loca en los arbustos
soy yo en realidad tirando de tus genitales.
Hagamos a un lado el detalle, tu altura, mi cabello
volviéndose gris en la nuca y todo el lenguaje
apretado locamente en el canto o en el Thesaurus.
La piel es el único país a salvo; desafía
incluso a mi pesadilla de ballenas podridas en la playa
convertidas en barcos fantasmales en el Chaco.
La ruta a través de cualquier parte es bosque achaparrado
brillando con culebras y cazadores de cabezas.
¿Cómo podemos
sobrevivir solos? Sin rastros, sin agua,
sin cielos delineados, sin instinto o destino.



Maura Stanton.

Varios Autores. Nuevas voces de Norteamérica. Plaza & Janés Editores, 1981. Traducción de Claribel Alegría y D. J. Flakoll.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.