Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

jueves, 16 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (50): Susan Griffin:




Sitio Web de la Imagen


CARTA A LA REVOLUCIÓN

REVOLUCIÓN,
maldita seas, tengo
mil cargos que hacerte:
no pudiste salvarle la vida
a George Jackson,
no pudiste mantenerte
pura.         Como un animal estúpido
te has vuelto contra tus mejores
amigos. Pretendías un gran
cambio, en nombre de los hijos
de los burgueses, mientras los
hijos de los pobres
aún sufren. Haces promesas
que no has cumplido.
Te has regocijado más en
la calumnia que en comprender.
Si no has mentido
has participado en quimeras.
No pudiste en los peores momentos
traer aunque fuese un jirón de esperanza,
ni en los mejores,
dar amor. Has exigido tiempo
y sangre sin reserva pero
si algo has otorgado
lo has mantenido en secreto.
Has convertido amigos en enemigos,
padres en extraños y niños
en timoratos. Te jactas con frecuencia
de tus hazañas,
siempre en otra parte, y hablas
de la Humanidad pero tus primeros
movimientos son siempre
crueles. Revolución,
encuentro tu presencia
en todas partes, pero en ninguna
encuentro tu corazón.



Susan Griffin.


Varios Autores. Nuevas voces de Norteamérica. Plaza & Janés Editores, 1981. Traducción de Claribel Alegría y D. J. Flakoll.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.