Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 19 de febrero de 2017

Javier Vayá Albert: Ascendiendo a lo hondo (1):




LOS POETAS SUICIDAS

Hablan demasiado ustedes
de los poetas suicidas
despreciando la inherencia
de ambos términos.
Como si hubiese otra manera
de ser suicida
o ser poeta.
Mayor inmolación que el verso,
trapo sucio con complejo de bandera.
La consciencia meridiana
de que de no cortarse las venas,
te matará el hambre
          -o peor aún-
acabará haciéndolo
la vida.






LA VIRTUD DEL ANIMAL

Para Álex Portero

Y entonces aceptaremos
la noche.
Abandonaremos el camino
con desprecio.
Abrazaremos la frondosidad
del bosque.
Dedicados a amamantar sombras
y recoger
ramas para tu corona, para mi cornamenta huesos.

Por único vino elegiremos de nuestros cuerpos
el viñedo.
Acecharemos tras nuestros hermanos árboles ungidos
en elegancia de barro.
Nuestro hogar será la hoguera, nuestra desnuda danza ebria
su mayor ofensa.
Obtendremos la virtud del animal, la dignidad innegociable
de la fiera.
Seremos los primeros de muchos o los últimos de todos.
Tampoco nos importará.



Javier Vayá Albert. Ascendiendo a lo hondo. El Petit Editor, enero de 2017. Del prólogo: Álex Portero. De la portada: Nadia Grau. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.