Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

jueves, 30 de junio de 2016

La Generación Encantada (29): Carlos Salem: Con un pájaro de menos (1):








PUM

Tengo en las manos
una granada
de mano.

Y en el dedo anular
coherentemente
una anilla para el desafío:

si tiras
amor
estallará la vida.



Carlos Salem. Con un pájaro de menos. Espasa Libros, 2016. Introducción de Escandar Algeet. Diseño de cubierta: Andrés Mengs. De las ilustraciones: Sr. García.


Un enlace a El Norte de Castilla:

CARLOS SALEM VE EN LAS REDES SOCIALES LA PUERTA DE ENTRADA A LOS LECTORES


Y una imagen, en Pucela:








Ben Lerner: Elegías Doppler (y 3):







NINGÚN ARTE

Esta noche no me acuerdo de por qué
todo está permitido o,
lo que es lo mismo,
prohibido. Ningún arte es total, ni

siquiera el de ellos, aunque levante
torres o mate desde el aire,
hay un exceso de piedad en la desesperanza
como si las hojas plateadas tras

el vidrio fueran la política
y el viento en que se mueven
y la probabilidad de tormentas
aisladas. Ésas siguen siendo

mis maneras de hacer y
sé que puedo recurrir a ti
hasta que seas lo suficientemente real
para renegar de ti. Tal vez me quedé

atrás, me estoy quedando, pero
creo que tengo
gente, un puñado de gente
en un estado fracasado, y amor

más de vanguardia que la vergüenza
o las distancias fáciles.
Toda mi gente está conmigo ahora
como la luz.



Ben Lerner en Elegías Doppler (kriller71ediciones, 2015).


Voces Nuevas (2): Juana Fuentes:







LAS FLORES DEL MAL

Han muerto las flores que ella sembró en mayo en el tiesto rojizo.

Recoge los pétalos caídos sobre el suelo, que se aferran como una mano recién segada y retirada de su brazo a unos últimos segundos de vida, con un latido fantasmal.

Su rastro de flor moribunda ha enfermado la lámina pura de la madera que recubre el suelo.

No limpiará aquellos restos. No quiere olvidar cómo habrá de ser la huella de su carne sobre la tierra.



Juana Fuentes.

Varios Autores. Voces nuevas. Editorial Torremozas, mayo 2016.



miércoles, 29 de junio de 2016

Elena Román: Ciudad girándose (y 3):







EL BAR

El bar abre a las ocho y cierra cuando puede. Funcionarios y albañiles lo frecuentan por las mañanas. Al mediodía, un estudiante subraya frases junto a una ventana, a una velocidad de diez palabras por hora. Una chica se pinta las uñas sobre un crucigrama. Dos hombres parecidos juegan a las cartas por la tarde. Tres señoras critican a tres señoras que no están. El camarero habla con las máquinas. Una mujer embarazada, cayendo la noche, irrumpe preguntando si ha estado ahí su marido. Alguien le contesta que sí, pero que se marchó hace unas horas.



Elena Román en Ciudad girándose (Ediciones de Baile del Sol, 2015).



Maeeve Ratón: Los peces del duelo (1):







MEMORIA VIRGINAL

Pasa, y quítate la carne.
El perro lamerá el lunar de tu boca.
Las moscas pondrán sus aceitunas
en diversos intestinos.
No morirás, sin embargo,
en los vapores de la fermentación.
Tu memoria es la memoria
de la virgen.



Maeeve Ratón. Los peces del duelo. Ediciones Evohé, 2016. Diseño de portada: Sandra Delgado.



Inaxio Goldaracena: Anestesia (1):







PIEL DE CORDERO

Malherido
por el puñal de la vida,
cierras los ojos
e intentas dormir.

Atas las sábanas al olvido,
escondes el miedo tras los párpados
y enumeras ovejas hasta el infinito.

Nunca
el lobo desaparece.



Inaxio Goldaracena. Anestesia. Ediciones de Baile del Sol, 2016. Del prólogo: Isabel Bono. Diseño de cubierta: Juan Carlos Pérez.


martes, 28 de junio de 2016

Voces Nuevas (1): Esther Alonso Romera:







CIERVO

Alentando al cielo
ya vencido,
del monte
cierran ramas
de inabarcable cerco.

Descaminado, oculto,
y a la espera.
La mira en luz
porque claree la sed
orilla abajo.

A su favor
ronda el soplo
de la fronda
y en el ramaje
que revela
piel emboscada.


Esther Alonso Romera.

Varios Autores. Voces nuevas. Editorial Torremozas, mayo 2016. De la cubierta: Jesús Herrero.


Ben Lerner: Elegías Doppler (2):






MIENTRAS DURE EL ALIENTO, la vocal se puede prolongar. El nombre hace referencia tanto al campo de juego como al juego en sí mismo, en el que puede usarse cualquier parte del cuerpo salvo el cerebro. Un tono monocorde y afectado está azotando el país. Esperamos con toda honestidad no tener que usar los cables que sostienen el decorado, pero es bueno saber que están ahí.



Ben Lerner en Elegías Doppler (kriller71ediciones, 2015).


Elena Román: Ciudad girándose (2):






EL CINE

En el cine puede uno quitarse los zapatos, comer palomitas y dormirse incluso, si es que la película proyectada es de algún director de apellido incompleto condenado a morar rincones oscuros. En el cine los personajes son enormes, y los paisajes y los disparos y las bombas y los teléfonos móviles y los besos son enormes, y siempre se sienta en la primera fila el que más mueve la cabeza. Cuando se termina la historia, continúan las otras.



Elena Román. Ciudad girándose. Ediciones de Baile del Sol, 2015. Ilustración de cubierta: Conchy Franchy.



lunes, 27 de junio de 2016

Carlos Álvarez: Seguiremos sembrando (y 3):







TEORÍA DE LA INMORTALIDAD

Para quien antes muere
son inmortales los demás humanos.
Tú lo fuiste para los ojos ciegos
y el pensamiento mudo
de tanta ausencia en que habitó la vida,
y a su vez...
Y por eso en lo eterno te creíste.
Y otros por ti un momento
se sentirán a salvo y en el vértice
de lo que sé que, un día,
la victoria obtendrá sobre lo efímero.



Carlos Álvarez. Seguiremos sembrando. Bartleby Editores, 2016. Del prólogo: José Luis Esparcia. De la fotografía de portada: Pepo Paz Saz. 


Música de ventanas rotas (Homenaje a John Fante):


Música de ventanas rotas es una antología de relatos, con dos poemas, en homenaje al gran John Fante. La edición, así como los dos prólogos, es de Francesco Spinoglio y José Ángel Barrueco:



Los autores incluidos los puedes ver en la contraportada:




Te dejo con el poema que abre el libro, un poema de Dan Fante, hijo de John:


John Fante me ha hecho una visita esta mañana
me ha hecho sentir su presencia detrás de la silla que uso para escribir

su cálido aliento

y cuando he cerrado los ojos
lo he visto
sentado en su escritorio de Malibú
delante de su vieja máquina de escribir destartalada
escupiendo palabras como una ráfaga de balas y tragando café

y he sentido el olor rancio de sus Lucky Strike
aplastadas
y amontonadas en el cenicero encima de dos novelas de Knut Hamsun
y de repente un olor atávico me ha aflorado desde dentro

Oh, Papá (incluso lo he dicho en voz alta)
tú no estás muerto
lo sé

justo en este momento en el fondo de mis ojos,
acabo de verte pasar a mi lado para ir a la cocina a tomar otra taza
de café
o unas cerillas
y he empezado a llamarte
Eh, Papá, ¿has oído que los Dodgers hoy han ganado?
o
me he sacado la nota más alta en el examen de Historia

Cristo Santo,
estás tan presente
justo ahora
no puedes haberte ido.



Dan Fante.

Traducción de Francesco Spinoglio.


Varios Autores. Música de ventanas rotas. Editorial Dalya, 2016. Prólogos de Francesco Spinoglio y José Ángel Barrueco. Fotografías de cubierta: Hilario J. Rodríguez.




miércoles, 1 de junio de 2016

Carlos Álvarez: Seguiremos sembrando (2):







MOMENTO DE LUCIDEZ

Me dan miedo las cosas que me acechan.
¿Lo ves? Ya estoy mirando a mis espaldas.
Quise decir: las cosas que aquí tengo.
Y, sin notarlo, un verbo inamistoso
se ha colado a traición para asustarnos.
Temor siento a romper con tacto hiriente
-si no sangrar yo mismo a su conjuro-
la caricia que busco. Escurridiza
me parece la sombra de mi estancia,
de mi mundo interior y el que me oprime.
Me da miedo pensarte desde lejos,
desde mi corazón enrarecido.
Preferible
soñar con otra cosa: grandes plazas
abiertas
para la alegre compra mañanera
como si fuera un día de mercado
y en Guernica... No sé lo que me pasa,
porque si evoco el mar sólo un naufragio
me alcanza, y de ese cielo
nada mejor me alumbra: el gesto duro
de una madre escarbando en los escombros,
o una gran soledad que nadie rompe.

Me aterra comprobar que estoy despierto.



Carlos Álvarez. Seguiremos sembrando. Bartleby Editores, 2016.


Ben Lerner: Elegías Doppler (1):







En mi cultura, cuando muere una mujer, dormimos en el piso.
Dormimos con su hermana. Sacrificamos a sus gatos.
Nos tiramos del pelo. Les tiramos del pelo a los demás.
Nos pasamos los cálculos urinarios rosáceos. Nos soñamos afónicos.

En mi cultura, cuando muere una mujer,
hacemos un puré con vientres burbujeantes de luciérnagas
y lo usamos de rímel para el cadáver de largas pestañas.

El virgo es habitual. La ópera ligera es habitual.
El intercambio de fluidos, de disparos, es habitual. Es habitual ponerle
cianuro al Kool-Aid de frutos rojos. Los estorninos están
acostumbrados a chocar. Y, por supuesto,

después de la comida a la canasta, y de llevar los chicos a dormir,
bañamos de lila al viudo, lo vestimos de alepín
y lo reducimos a cenizas.



Ben Lerner. Elegías Doppler. kriller71 ediciones, 2015. Selección, traducción y prólogo de Ezequiel Zaidenwerg. Fotografía de portada: Adelaide Ivánova.