Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

miércoles, 27 de enero de 2016

Gsús Bonilla: Viga (2) + Presentación Viga en Aleatorio Bar:


Mañana, jueves, 28 enero 2016, una de las voces poéticas más sólidas y más comprometidas de la poesía española contemporánea, el POETA Gsús Bonilla, presentará Viga, su última colección de poemas, en el garito de moda madrileño, es decir, en el Aleatorio Bar (Marcus, Escandar, Salem & company), como puedes ver en este cartel:






PREGÚNTATE

Quién te sacará los ojos.

Quién te coserá los labios.

Quién te cortará las manos.






LA HERIDA

Me limité al poema.

La sangre no es
sino limitarse la escritura.

Acomodar el bozal.

Herirse                al afeitarse.



Gsús Bonilla. Viga. Ediciones Liliputienses, 2015.




Nota de David González: Si vives en Madrid o estás mañana de paso en la ciudad, no sé qué tendrás que hacer a las ocho de la tarde, pero si no tienes ninguna obligación que te lo impida y de verdad dices que te gusta la poesía, no deberías perderte bajo ningún concepto, bajo ninguno repito, la lectura de Gsús Bonilla en el Aleatorio Bar presentando Viga, uno de los poemarios más potentes, más redondos, que se han editado en este país de pandereta en, digamos, por no exagerar, los últimos diez o quince años. Por supuesto, no hay nada ni nadie de lectura o de escucha obligada, pero, joder, aunque sé que no haces demasiado caso de mis recomendaciones en este blog, aunque sea solo por una puta vez házmelo, caso, y vete a ver a Gsús Bonilla. Repito: es a las ocho de la tarde y si al día siguiente tienes que madrugar, tranqui, que, calculo, para las nueve y media o diez o así ya te podrás ir a sobar. Si es que al llegar a casa no te da por ponerte a leer entero su poemario, que será lo más seguro. Pero, ya te digo, allá tú, a tu bola...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.