Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 31 de marzo de 2015

Buenas tardes: Luis Miguel Piñera: Las calles de Gijón: Historia de sus nombres:

En este libro, Las calles de Gijón, subtitulado Historia de sus nombres, Luis Miguel Piñera, su autor, nos desvela la historia de más de 2500 calles de mi ciudad. Se completa esta historia callejera con el Estudio de sus rótulos anunciadores, de Francisco Javier Granda. Una gozada, realmente. 





Calle SOLEDAD

La capilla de La Soledad fue construida hacia 1674 y, junto con la de Los Remedios, Guadalupe y San Lorenzo, se conserva en Cimadevilla, destruidas ya a finales del XIX la de la Barquera y la de Santa Catalina. Naturalmente, la capilla de La Soledad dio nombre a la calle y, en su origen, estaba dedicada a La Anunciación, siendo sus propietarios la familia Pumarino.
En los años cuarenta, cuando prácticamente todas las calles de La Arena y de Cimadevilla tenían equipo de fútbol para jugar en la playa, el de la calle y plazuela de la Soledad era conocido como "Estrella roja", otro era el Atochino de la calle Atocha, etc.
Nombres anteriores: Callejón de la Soledad. Callejón tapiado en la parte trasera de la iglesia.



Luis Miguel Piñera. Las calles de Gijón. Historia de sus nombres. Ayuntamiento de Gijón y Ediciones Trea, 1999.



Buenos días: Ewa Lipska: Voz:





VOZ

Llevo muchos años de retraso
como para decidir.

Lamento no haber prometido
nada a nadie en la vida.

Dos mujeres a las que amé
se quitaron la vida.

A una de ellas
la encuentro frecuentemente en la biblioteca.

Ya sólo llevo la VOZ
a dar largos paseos.

Corre lejos y lejos delante de mí
cuando atrás las ciudades le quito el bozal.

Esta VOZ
frecuentemente me llama aparte.

O me llama a su presencia
con un lastimero aullido.

Seguramente es una señal
de algo que no viví
algo muy importante ---



Ewa Lipska en Fresas blancas (Huerga & Fierro, 2001)

Traducción de Fernando Presa González.



lunes, 30 de marzo de 2015

Buenas noches: Miles de tierras (y 4): Un poema de Nuria Rovira Ayuso:

Aprovechando que he recibido esta mañana un ejemplar en papel de la antología Miles de tierras te posteo uno de los poemas, el de Nuria Rovira Ayuso, debajo de la cubierta, cuyo diseño es de Gsús Bonilla, El del medio de los Panero, y está basasa en la Image Victoria:




EN EL CORAZÓN DE LA LUCHA HAY UNA PIEDRA

a León Felipe y otros valientes.

Soy piedra de hospitales y colegios
la piedra en el riñón del banquero
la piedra que lanzan los muchachos
contra la policía.
La piedra que hace falta
somos nosotros porque está hecha de nosotros
y con ella haremos
añicos
esta vida que quieren de cementerio.



Nuria Rovira Ayuso en Miles de tierras (AABI, 2015).


Buenas tardes: Stephen Shore:

Hasta el próximo 14 de junio de 2015, en la Sala 2 del Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón, se puede visitar una exposición sobre el trabajo del fotógrafo Stephen Shore, la exposición más completa realizada hasta el momento, un tipo al que merece realmente la pena conocer:






Pero como quizá no vivas en Gigia o sí vivas y no me hagas ni puto caso, te dejo también un enlace a la web  de Stephen Shore, donde puedes contemplar algunos de sus trabajos:


STEPHEN SHORE



Buenos días: Carmen Gómez Ojea: Mujeres en el callejero de Gijón:

Creo que es importante conocer la historia que se oculta detrás del nombre de la calle en la que vivimos. Saber por qué razón se llama así y no de otra manera. Obran en mi poder, por ejemplo, un tocho considerable con la historia de los nombres de las calles de París, en francés claro. Tengo otro, más fino, con la historia de los nombres de las calles de Cimavilla, mi barrio. Y el pasado viernes me hice con otro tocho con la historia de los nombres de las calles de la ciudad que habito: Gijón. El caso es que en la librería me regalaron otro librito: Mujeres en el callejero de Gijón, de Carmen Gómez Ojea, escritoria gijonesa de pro. Y por este último, que es más bien un artefacto literario, empiezo. Carmen Gómez Ojea le añade su toque feminista y social a cada entrada de este callejero. Por ejemplo:


Calle ESTHER SASTRE

Bonaerense llegada a Gijón de corta edad. En 1930 fue la primera mujer que, en menos de dos horas, hizo a nado la travesía de El Musel-Gijón. Por entonces había en Gijón muchas mujeres que, en la vida y haciendo deporte, no se quedaban a la orilla, sino que se mojaban y avanzaban. Y ni siquiera la guerra y la posguerra las ahogaron.





Sin embargo, en mi opinión, lo mismo que en unas entradas la aportación literaria de Carmen Gómez Ojea es magnífica, como en el ejemplo anterior, hay otras entradas, como la dedicada a la hija del poeta inglés Lord Byron, en que esta aportación resulta, a mi juicio, excesiva, de una pedantería, erudita, insultante:


Calle ADA BYRON

En el Parque Científico y Tecnológico hay una calle con el nombre de la hija de ese poeta inglés que parecía estar poseído por el espíritu inquieto de Ashaverus, el Judío Errante, porque pocos lugares existen en Europa que no haya pisado este viajero, cojo igual que Jacob después de luchar con el mismo Dios, o a semejanza de algunos dioses, como el Hefesto griego o el Vulcano romano, o al modo de algunos colegas suyos, escritores como Quevedo o Walter Scott. Pero la calle gijonesa dedicada a Ada Byron no tiene nada que ver con su padre, sino con sus propios merecimientos, como su voluntad de luchar contra la cojera y llegar a prescindir de las muletas, defender el derecho a darle de comer a su cerebro, siempre ávido de saber, y no limitarse a ser simplemente lady Lovelace por su matrimonio, sino, junto con Charles Baggage, la pionera de la informática y de las máquinas computadoras, por lo que un lenguaje de programación universal lleva hoy su nombre.


Y también tiene su punto leer lo que escribe Carmen sobre aquellas calles de las que desconoce la historia de las mujeres que les dan nombre:


Calle DOLORES

Seguro que su nombre se debe a una muy mujer popular por su trabajo de chalequera, sombrerera, comadrona o por algún motivo singular, que allí vivía y no precisaba de apellido ni más señas para ser identificada.



Carmen Gómez Ojea en Mujeres en el callejero de Gijón (Ayuntamiento de Gijón, 2010).




domingo, 29 de marzo de 2015

Buenas noches: Julia Navas Moreno & David González: En la prensa:


La prensa local, los diarios El Comercio y La Nueva España, acudió para dejar testimonio gráfico de la presentación, el pasado viernes, del poemario de Julia Navas Moreno: Confieso que he perdido el miedo:
















En mi nombre y en el de Julia Navas Moreno: GRACIAS


Buenas tardes: Gsús Bonilla: El del medio de los Panero: Mañana en:


Astorga, en Casa Panero, a las 19:00h, con Gsús Bonilla:





    UN APUNTE SOBRE LEOPOLDO MARÍA PANERO


    En los años setenta y principios de los ochenta (el tramo de su obra precisamente más interesante, a mi juicio), Leopoldo María Panero introdujo en la poesía española una dicción nueva, que transitaba desde los beat y el coloquialismo americano y que facilitó la entrada de la antipoesía latinoamericana. Su obra, que desacralizaba la figura del poeta como vate o ente superior a base de resaltar, no su vínculo horizontal con el resto de personas, sino una actitud no ejemplar, puso, sin lugar a dudas, los cimientos de toda una corriente posterior, vigente hoy en día, de poesía de corte urbano, pegada a vivencias más canallas. Contribuyó a la renovación del género de un modo muy singular, desentendiéndose y desmarcándose de etiquetas grupales que se le adscribieron en un primer momento. Desde la irreverencia y la rebeldía, con un impulso antiautoritario, incómodo, feroz con las modulaciones complacientes del verso (de ahí la plasmación de prácticas antisociales y su exaltación de lo ácrata o de lo decadente), Panero hizo de los disruptivo un eje básico como discurso y como estrategia formal.
    A pesar de ciertos decaimientos en la tensión poética y en la intensidad de sus textos, de la dispersión y reiteración de su poesía de las últimas décadas, y más allá del mito de su figura, de la construcción del malditismo y de la interpretación poética de su personalidad, Leopoldo María Panero ha constituido un puente imprescindible para que la poesía española pudiera entrar en la posmodernidad.



Alberto García Teresa en El del medio de los Panero (Gsús Bonilla, Ediciones Lupercalia 2015).

Buenos días: Nerea Delgado: Tanto en ti (y 2):




MI TINTA

Mi tinta es para ti.

No quiero que mi tinta le escriba a otros modos de sonreír.
Mi tinta es para tu modo de sonreír.

Quiero que mi tinta sólo llene tus vasos.
Que se derrame por papeles en blanco que irán a parar al cajón
que tienes debajo de la tele.

Mi tinta es para decirte que no voy a dejar nunca de escribirte.

Es para ti.
Hasta la última gota del bolígrafo con el que escribo poemas
y apuntes de historia romana.



Nerea Delgado en Tanto en ti (Editorial Origami, marzo de 2015).


sábado, 28 de marzo de 2015

Buenas noches: Marilyn Monroe:


[DE VEZ EN CUANDO]

De vez en cuando
escribo unos versos
pero no uses
esto
contra mí.
Pero, qué demonios,
lo que quiero decir
no va a vender.
Lo que hay en mi cabeza son
platos sucios
deseos sucios
reflexiones
que arrojo hacia afuera
antes de morir
tinta que piensa.




ALLÁ VA

Buenas noches
que tengas dulces
y profundos sueños.
Y que donde quiera que reposes tu cabeza
estés también tú.



Marilyn Monroe en Nueve poemas (Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, 2006).

Versión de Jesús Aguado.



Buenas tardes: Bruno K. Ödjer: Confetis y Dura carrera:


Confetis

duermes
los zapatos están vacíos
libres para marcharse

***

atan culpables
al potro de tormento
finalmente confiesan
que ellos no han cometido ningún crimen




Dura carrera

Lloro los tiempos
cuando los cafés eran cálidos y luminosos
lloro los tiempos
cuando me quedaba solo
y la lluvia
me pedía permiso para quedarse a dormir en casa.



Bruno K. Ödjer en Poesía Nórdica (Ediciones de la Torre, 1999).

Traducción de Francisco J. Uriz.


En Memoria de Javi:

Ni siquiera sé cómo se apellidaba. Siempre lo conocí por Javi. Javi el del Pelo Blanco. Tenía 52 años. Padecía diabetes. Estaba jodido del corazón. Y no se cuidaba una mierda. La palmó este jueves no, el anterior. Yo le había visto unos días antes. Me enteré ayer, por una amiga. Cayó fulminado. En casa. Con su chorba. Fulminado. No se enteró. Aunque últimamente, de dos años acá, no le veía casi nada, Javi era de esos tíos con los que siempre puedes contar, de esos mendas que solo con verlos hacen que uno se sienta mejor.  Y siempre le recuerdo con una sonrisa. Al menos, de algún modo, murió feliz, libre, sin miedo. Vayan en su memoria estas tres fotografías, del año 2010:






Hasta siempre, hermano.


viernes, 27 de marzo de 2015

Buenas noches: Franz Kafka: El desaparecido:

Hacía tiempo que tenía ganas de releer El desaparecido, antes conocida como América, la primera de las novelas de Franz Kafka. Ahora, además, estoy estudiando lo que yo denomino el lenguaje de la ficción para aplicarlo a mi propia obra autobiográfica. Y Kafka es un maestro. Por otra parte, con esta novela hizo su tesis doctoral cierta persona que fue importante en mi vida hace ya la tira de años y sobre la que escribiré en alguno de los cuadernos del ciclo emprendido con Campanas de Etiopía. Te dejo pues con un párrafo al azar, pues todos son buenos:





    CUANDO, después de una jornada de doce horas, dejaba el trabajo, tres días a las seis de la tarde y los tres siguientes a las seis de la mañana, estaba tan cansado que se iba a la cama directamente sin preocuparse de nadie. Dormía en el dormitorio común de los ascensoristas; era verdad que la jefa de cocina, cuya influencia no era quizá tan grande como había creído él la primera noche, se había esforzado por conseguirle una pequeña habitación y quizá lo hubiera logrado, pero como Karl vio cuántas dificultades planteaba y que la jefa de cocina telefoneaba varias veces por ese asunto al tan ocupado jefe de camareros, renunció a ello y convenció a la jefa de cocina de la sinceridad de su renuncia diciéndole que no quería ser envidiado por los demás chicos a causa de un privilegio que no se habría ganado realmente.



Franz Kafka. El desaparecido, Penguim Random House, febrero de 2014. Del prólogo y de las notas: Jordi Llovet. Traducción de Miguel Saénz.


Buenas tardes: Victor Bockris: El affaire de Burroughs y Warhol:

Empecé a leer, con verdaderas ganas, estas conversaciones entre William Burroughs y Andy Warhol y otras luminarias, algunas, como ese cantamañanas de Mick Jagger, auténticas estrellas de masas, pero enseguida me dio la impresión de que Victor Bockris quería trascender su papel de mero moderador en este affaire y convertirse también él en otro de los elegidos, por lo que, se podría decir así, sale más de la cuenta en las fotos, chupa mucha cámara, o por decirlo en otros términos: fuerza las conversaciones entre los dos genios y sus invitados: no son conversaciones, a mi juicio, naturales, sino eso: forzadas, y me da también la sensación, no sé por qué, de que ni Burroughs ni Warhol se sintieron cómodos durante las mismas. En cierto modo este tipo, Bockris, me recuerda mucho a todos esas lapas que se pegan a los artistas con talento para medrar a su costa, como le ocurría en sus años peores al difunto Panero. En cualquier caso, este libro de conversaciones, El affaire de Burroughs y Warhol, tiene buenos momentos y abundante material gráfico, por lo que no deja de ser una buena lectura.






Bockris: Cuéntale a Andy lo que pasó en Nochevieja.

Burroughs: Uno de mis invitados casi se ahoga con un trozo de carne. Pero todo el mundo sabía lo que había que hacer, se ha publicitado mucho. Se supone que sale de la misma. Lo intentaron pero no funcionaba, y entonces un chico joven con mucha sangre fría le apretó aquí y lo pudo tragar en lugar de expulsarlo.

Warhol: ¿Cuánto duró todo esto? ¿Cinco minutos?

Burroughs: Menos incluso, tres o cuatro minutos. En cinco podrías morir. Allen Ginsberg iba a llamar a una ambulancia. Le dije: "Es inútil, no hay tiempo". Se derrumbó en el sofá diciendo "Ich Sterbe!", "Me muero". Entonces, cuando este tío le sujetó por el pecho dijo, "Besser", "Mejor".


(Y aquí mete baza el Bockris, interrumpiendo el posible desarrollo de esta conversación para decirle a Warhol que le ha traído un libro de Burroughs...)...



Victor Bockris. El affaire de Burroughs y Warhol. Libros Crudos, 2014. Traducción de Antón López. Con fotografías de Victor Bockris, Bobby Grossman, Marcia Resnick, Jenny Moradfar y Bockris-Schmidlapp.


Buenos días: Nerea Delgado: Tanto en ti (1):


Tanto en ti es el libro de poemas de debut de Nerea Delgado. En esta primera entrega te dejo con uno de sus poemas, debajo de la cubierta, ilustración de Candela Izquierdo:





CON TUS PROPIAS MANOS

Las cortinas se mueven con ritmo de blues
si me haces el amor-odio en la cocina.

Tardes oscuras en el sofá
se vuelven autocine de verano en el que nosotros ponemos
la parte erótica de la película:
los besos, el sexo
y las hamburguesas dobles.

Brinda conmigo, deja el champán
y llena tus copas de mí.

Eres un trago largo de café recién hecho
en un invierno a medias.
Y es que el café recién hecho, como el amor,
es de fácil y rápida adicción.

Sabes tan bien
como una toalla caliente
después de una ducha en enero. Qué digo; sabes mejor
porque tú tienes camisetas de los Rolling y una vieja Telecaster.

Vamos a bailar por la mañana, sin desayunar.
Miraré hacia arriba para verte, paraíso.

Nariz con nariz, piel con piel, tatuaje con tatuaje
resurrección con resurrección.

Todos los libros de mis estanterías hablarán de ti.

De cómo me salvaste la vida
con tus propias manos
retirándome el pelo detrás de las orejas.



Nerea Delgado. Tanto en ti. Editorial Origami, 2015. Ilustración de cubierta: Candela Izquierdo.

jueves, 26 de marzo de 2015

Buenas noches: Julia Navas Moreno: Confieso que he perdido el miedo (y 2): Presentación mañana en:


El cartel de la presentación de Confieso que he perdido el miedo, primer poemario de Julia Navas Moreno, que tendrá lugar mañana, viernes, 27 de marzo, en el Salón de Actos del Centro de Cultura Antiguo Instituto, Gijón, a las 19:30h., con presentación a cargo del poeta David González:





La fotografía de Julia Navas Moreno:


Fotografía cedida por la autora


La cubierta de Confieso que he perdido el miedo:




Y otro poema de este libro, publicado por la Editorial Hades:


TRIUNFOS

Te levantas con ganas
porque el resorte de vivir
te empuja a un nuevo día.
Has sembrado y esperas
recoger los frutos de tu cosecha.
Un día, son migajas;
otro, momentos de pequeñas glorias.
Saboreas y compartes
porque las mieles y los regalos
en soledad frente a un espejo,
no saben a NADA.



Julia Navas Moreno en Confieso que he perdido el miedo (Editorial Hades, 2015).


Mañana: Recuerda:





Nos vemos allí.


Buenas tardes: David González: Campanas de Etiopía: Librerías en las que ya repican:


Vuelvo a cuestas con mi libro, Campanas de Etiopía, para facilitarte el listado de librerías en las que puedes comprarlo o robarlo, como veas. Yo preferiría que lo compraras, por supuesto. Las librerías son las siguientes:


LA CASA DEL LIBRO (en 34 tiendas, incluida la tienda de Gijón), donde, además, por lo visto, esta semana te hacen un descuento del 5%:


LIBRERÍA LA BUENA LETRA - Gijón.


La Buena Letra - Gijón


AMARCORD - Gijón




LIBRERÍA ARTEMIS - León


Librería Artemis - León




LIBROS PUNTO y APARTE - Mérida, Badajoz




LIBRERÍA ANTONIO MACHADO (en las dos) - Madrid



De momento en estas librerías. Dentro de unos días en alguna más. Insistir, una vez más, en que si compráis Campanas de Etiopía a través de la web de la editorial os lleváis de regalo otro libro más: El de Natalia Salmerón Suero: Aquello que conservamos después del naufragio: un acercamiento a la poética de la consciencia de David González:







La tienda de las jaulas - párrafo inicial

José, el tendero de la plaza de la Soledad, negaba su razón de ser, esto es, recibir patadas a diestro y siniestro, a las pelotas que se colaban en sus dominios, condenándolas a la inercia en la trastienda de un rancio negocio familiar que desaparecería con él.


David González en Campanas de Etiopía (Editorial Origami, 2015)






Buenas días: Enrique Mercado: Los sultanes del Yemen (y 2):






Nosotros somos tan don nadies como Rimbaud. Porque en Aden Rimbaud sigue siendo un don nadie (....) Los fondos del Espacio Cultural y Poético franco-yemení Maison Rimbaud, instalado en 1991 dentro de lo que fuera su casa, se están trasladando en estos momentos a San`a. Rimbaud no ha querido saber nada de Aden, y Aden ya no quiere saber nada de Rimbaud (...) La vivienda, un magnífico ejemplo de edificio colonial, está cerrada a cal y canto. O eso creemos hasta que se asoma un joven medio desnudo y apartándose las legañas por la terraza del segundo piso (...) Inevitablemente tomo una fotografía de Varasek debajo de una gran caricatura de Rimbaud, y él me retrata a mí a la altura de un póster que muestra el gesto infantil y rebelde del poeta (...) Antes de que sea demasiado tarde, le preguntamos al joven cuánto hay que pagar. Para nuestra sorpresa, se muestra ofendido y nos dice en su inglés precario que él solo viene a la casa dos o tres veces por semana, que vive  en Ta`iz y que no tiene ni idea de quién puede haber sido Rimbaud, que bastante hace con abrir la puerta si acaso se deja caer algún extranjero (...)



Enrique Mercado en Los sultanes del Yemen (Ediciones de Baile del Sol, 2014).


miércoles, 25 de marzo de 2015

Buenas tardes: El del medio de los Panero: Presentación en :


la librería A pie de página, Valladolid. Será pasado mañana, viernes, El del medio de los Panero, con Gsús Bonilla:



Lo que me da pie para postear otro fragmento de estas Apariciones:


[Aparición XVIII]

15

ó El Hombre mira al Universo
pero el Universo no le mira a él:


    -bonilla, bro...; porque te puedo llamar broder, ¿verdad?...
    -coño, panero..., sí claro, después de tanto tiempo...; pero qué suavito has entrado hoy, ¿no?...
    -¿Sabes qué, bro?
    -qué, leopoldo...
    -que ya no me orino en los pantalones...; ¡que controlo tío, que aquí controlo!...
    -bueno...; de puta madre, ¿no?...



Gsús Bonilla en El del medio de los Panero (Ediciones Lupercalia, 2015)

Buenos días: Enrique Mercado: Los sultanes del Yemen (1):

Los sultanes del Yemen, de Enrique Mercado, llegaron ayer a Cimadevilla, a mi casa. Es un regalo que agradezco de verdad. Todo lo que tenga que ver, directa o indirectamente, con la vida de Rimbaud en África  me interesa sobremanera. Así que, si quieres hacerme feliz, ya sabes: regálame cualquier libro de Rimbaud en África. En serio. En este cuaderno de viaje, Enrique Mercado, en compañía de Varasek, personaje real que da el contrapunto al propio Enrique en esta aventura africana, sigue los pasos del mítico poeta maldito francés por el Yemen, hasta Aden. Es un libro que se lee como un libro de aventuras. Yo terminé de leerlo ayer a la noche. De entrada, te dejo con una reflexión que me encontré en las primeras páginas, con la cubierta y con uno de los párrafos:


La ropa tendida es una de las últimas señales de humanidad que quedan en el planeta (...) La ropa tendida me recuerda que en todas partes hay trapos sucios que lavar y que orear contra viento y marea.





Y ahora, este párrafo, sintomático de la estupidez humana, más en este caso en el que la protagonista es una mujer francesa a la que, o eso se deduce de sus palabras, de Rimbaud solo le quedó en su pensamiento su posible homosexualidad y no su genio poético:


    Yo estoy leyendo Las iluminaciones, de Rimbaud, y la más suspicaz de las francesas me guiña un ojo.
    "Verlaine et Rimbaud, Oh là là..."
   Haciendo caso omiso de la doble intención de aquellas palabras, Varasek le confirma que somos poetas y que hemos viajado al Yemen siguiendo las huellas de Rimbaud. Una de las delicias de viajar, según él, es que en aquellos lugares donde nadie te conoce puedes ser quien a ti te dé la gana, representar papeles que aunque no te correspondan responden a la necesidad del momento.
    La francesa insiste:
   "Rimbaud et Verlaine, yo lo digo en espagnol...Ah, sí, maricones". Y nos señala a Varasek y a mí.
Oh là là. En Francia como en El Yemen.



Enrique Mercado. Los sultanes del Yemen. Ediciones de Baile del Sol, 2014. Diseño de cubierta: Nacho Buzón / UNOCOMA. Foto del autor: Sonia Ortega Amoraga.













martes, 24 de marzo de 2015

Buenas noches: Franco Dimerda: España, aparta de mí este Cádiz:

España, aparta de mí este Cádiz, es un poemario, crudo, incisivo, realista, mordaz, con tintes bukowskianos, de Franco Dimerda, poeta peruano afincado en España. Lo prologa José Naveiras García. Y lo puedes descargar aquí:


  ESPAÑA, APARTA DE MÍ ESTE CÁDIZ






BASURA

los verás en la boca del metro
desesperados
repartiendo volantes
como si fueran billetes
y lo son

cada volante repartido significa
un par de monedas más en sus salarios

por ello
recíbeles sus volantes
así luego los tires como basura
porque en esta vida
también de la basura vive el hombre



Franco Dimerda en España, aparta de mí este Cádiz (bigban951, 2015)




Buenas tardes: Disidentes: Este jueves 26 de marzo en:

Muga: Recital colectivo y presentación y coloquio de Disidentes, Antología de poetas críticos españoles, con presentación a cargo de Alberto García-Teresa, el antólogo, y Alfonso Serrano, el editor (La Oveja Roja),  y recital a cargo de Ángel Petisme, Gsús Bonilla y Paz Cornejo:




Así que le cedemos la palabra, en esta ocasión, a la poeta Paz Cornejo:


ÁREA METROPOLITANA

A pesar del empeño forzoso de crear
cientos de kilómetros de autopista,
decenas de túneles de metro,
alimentar de combustible
miles de autobuses de línea inter-urbana
el círculo constata su tiranía:
o estás dentro o estás fuera,
a pesar de los esfuerzos burocráticos.



Paz Cornejo en Disidentes (La Oveja Roja, 2015).

Buenos días: Charles Simic: Desmontando el silencio (y 2):


Consulto las estadísticas de mi blog y observo, incrédulo, que Charles Simic no es un poeta muy apreciado entre los lectores de este blog, a juzgar, ya digo, por las estadísticas del mismo. No lo entiendo, la verdad. Pero lo respeto, por supuesto. Así que, por una temporada, estos son los dos últimos poemas suyos que subo a este cuaderno:


EL IMPERIO DE LOS SUEÑOS

Mi cuaderno de sueños
se abre siempre en la noche
de un país ocupado.
Falta una hora para el toque de queda.
Una pequeña ciudad de provincias.
Oscuras fachadas.
Tiendas desvalijadas.

Solo y desabrigado,
en la penumbra de una esquina
donde no debería estar,
busco a un perro negro que entiende mi silbido.
Tengo una especie de careta de carnaval
pero no me atrevo a ponérmela.





SOLEDAD

Mira, ya se han caído
las primeras migajas,
crees que nadie las oye
golpear las baldosas

pero en algún lugar
las hormigas se calan
sus sombreritos cuáqueros,
salen a visitarte.



Charles Simic en Desmontando el silencio (Las 4 Estaciones, 2003).

Traducción de Jordi Doce.


lunes, 23 de marzo de 2015

Buenas Noches: Carmen del Río Bravo: Política:






POLÍTICA

Con una mano intento borrarte.
La otra me recorre en tu nombre.
Como siempre de un par de toques
la derecha deshace lo que
con esfuerzo
la izquierda (re)conquista.



Carmen del Río Bravo. Poema inédito.


Buenas tardes: Julia Navas Moreno: Confieso que he perdido el miedo (1):

La semana pasada me fui a comer con Montse Leibar y con Julia Navas Moreno. Brindamos con cava por el primer poemario de Julia Navas Moreno: Confieso que he perdido el miedo. Con cava, sí. El paladar de un poeta maldito, aunque cueste creerlo, no se diferencia en nada del de cualquier otra persona y de tanto en tanto hay que contentarlo, pero lo justo, no se vaya a acotumbrar. En fin, la fotografía:




Julia Navas Moreno presenta su Confieso que he perdido el miedo este próximo viernes, pero de momento te voy a dejar con la cubierta del libro y con uno de los poemas:




PISANDO CHARCOS

Cada pisada humedece mis piernas
cansadas de errar
en senderos sinuosos y vacíos...
Me siento como una vagabunda
que deserta del mundo
con el único y liviano equipaje
de su sabiduría;
que mira a través de las rendijas
de las protectoras puertas
de la nada.
Me gustaría, en ocasiones,
ser ella y abandonarme
a la anarquía del caos.
Pero soy cobarde y me amoldo,
sumisa y paciente,
a las circunstancias.
Tan solo manifiesto mi rabia
en el chapoteo del barro
que encuentro a cada paso.

Y ni siquiera ese gesto,
inocente e infantil,
se nos permite.



Julia Navas Moreno. Confieso que he perdido el miedo. Ediciones Hades (marzo 2015).



Buenos días: Charles Simic: Desmontando el silencio (1):

¿Hay vida después del resultado de las elecciones en Andalucía? No lo sé, la verdad. Si no fuera porque ayer ya abusé demasiado de tu confianza, te subiría un poema de Campanas de Etiopía que viene que ni al pelo. Pero será mejor que lo reserve para las generales. La única duda que tengo, después de estos comicios, es cuánto tiempo tardarán en abandonar el barco de IU ciertos intelectuales de consumo que uno, a decir verdad, no sabe ni supo nunca qué cojones hacen en un partido de izquierdas y pasarse a Podemos, por ejemplo. El otro día leí no sé dónde que uno de ellos ya había pedido sitio en las trincheras de Podemos

Y dicho esto, vamos con algo de poesía. Verás. Yo siempre procuro encontrarle algo bueno a los malos rollos de la vida. Así, ahora que estoy vendiendo mi biblioteca personal, con escaso éxito todo hay que decirlo, me encuentro con auténticos tesoros que ya creía perdidos, como este libro de Charles Simic: Desmontando el silencio, editado por las 4 Estaciones en diciembre de 2003:




MI HARTAZGO DE LAS PROPORCIONES ÉPICAS

Me gusta cuando
matan a 
Aquiles
o a su colega Patroclo,
o a Héctor, ese exaltado,
y toda la
jeunesse dorée
griega y troyana
acaba más o menos
expertamente masacrada
y hay por fin
un poco de paz y tranquilidad
(los dioses se han callado
por un momento)
se escucha
el canto de un pájaro
y una niña le pregunta a su madre
si puede ir al pozo
y claro que puede
por esa hermosa senda
que serpentea 
por el huerto de olivos.



Charles Simic en Desmontando el silencio (Las 4 Estaciones, 2003).

Traducción de Jordi Doce.


domingo, 22 de marzo de 2015

Buenas noches: Disidentes (y 5): Un poema de David González:

Siento el espacio que acaparo en mi propio blog con mis propios textos, pero la ocasión lo requiere, así que nos despedimos ya de estos poetas críticos españoles, estos Disidentes, reunidos por obra y gracia de Alberto García-Teresa, uno de los mejores conocedores de esta corriente poética española, con uno de los poemas de mi autoría incluidos en esta antología de poesía más que necesaria, con Jabones:




            JABONES

            pensad en ella:

            una mina,
            de unos treinta,
            de ascendencia vasca,
            iribarren,
            fabrica
            jabones
            con agua de plata,
            agua de lluvia,
            esencias
y          una planta
            que crece
            sin que nadie la siembre.

            fabrica
            jabones
            que luego vendemos
            en el mercado de trueque.

            porque no hay trabajo hace mucho tiempo
y          comer
            es muy complicado:

            un paquete de arroz
            cuesta lo mismo
            que un par de zapatos nuevos.

            por eso todo el mundo quiere irse.

            por eso y porque la represión policial es brutal.

            así que pensad en ella,
            pensad en Laura
            la próxima vez
            que os lavéis
            las manos.



            David González en Disidentes, antología de poetas críticos españoles (La Oveja Roja, 2015).



Buenas tardes: La encrucijada (y 3): Dos poemas de David González:

Nos despedimos también de esta antología, de La encrucijada, con dos poemas de mi autoría, Muda El resto del camino:


MUDA

cinto de piel
de serpiente pitón

billetera de piel
de serpiente pitón

botas de piel
de serpiente pitón

estoy
mudando la piel


luego te haré
morder la manzana





EL RESTO DEL CAMINO

a veces ocurre:

me quedo parado
en mitad del pasillo,
mirando fijamente
las baldosas del suelo,

sin reconocerlas,
ni reconocer en ellas

los
pasos
perdidos



David González en La encrucijada (MUSAC, 2015).


Buenos días: Gsús Bonilla: El del medio de los Panero (y 6):

Finaliza una semana realmente buena para mí, o más que buena. Mi colaboración en varias antologías, Disidentes, La encrucijada, Miles de tierras, mi propio libro, Campanas de Etiopía, el trabajo de fin de carrera de Natalia Salmerón Suero, Aquello que conservamos después del naufragio: un acercamiento a la poética de la consciencia de David González, y El del medio de los Panero, de Gsús Bonilla. Así que vamos a ir despidiéndonos de alguno de ellos este domingo. Y empezamos por El del medio de los Panero:




[Aparición VIII] (extracto)

12/03/2014

o Hozan aún y escarban como cerdos en la llanura
sin sueño de la nada:

- ¡ese bonilla!
- ¡coño panero, en la siesta también!...; ¿pero qué coño haces ahí, registrando en los cajones de la cómoda?...
- pues ná, tron..., no te preocupes...; ya ves tú, que me preguntaba por la importancia de un cajón...
- coño, que ése es el de mi mujer...; que luego se me mosquea, tío.
- ah, no, bueno, perdona...; no, no es eso, aquí en este limbo el sexo no tiene importancia; aquí manda la metafísica y la madre que nos parió, es otro el raciocinio...
- ¿entonces?...
- ná, que dudaba yo... si sabría tú algo de lo de la puta caja de los cojones... la que dicen que encontraron en la casa de las palmas...
- qué caja...
- ¡la que sube y baja!, jhe, jhe, jhe...; ¡te pillé!... ay, que me meo..., jhe, jhe, jhe... ay... no, fuera cosas... en serio, manda cojones chico... me vampirizaron en vida y no se hartaron...; la codicia, la puta codicia amigo y sensual bonilla...



Gsús Bonilla en El del medio de los Panero (Ediciones Lupercalia, 2015).