Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 31 de julio de 2014

Cancha (14):

La fotografía es del fotógrafo Alejandro Nafría. Es curioso. No recuerdo ni cuándo ni en dónde me la hizo. Pero me gusta. Y la posteo para poner imagen a este post. A propósito, si eres amante de la fotografía, en el siguiente enlace podrás admirar un montón de fotografías de este tío. Juzga por ti mism@ su calidad:





Fotografía de Alejandro Nafría



Y estos son los Sitios Web y la gente que, de un modo u otro, me han dado cancha:










GRACIAS. MUCHAS GRACIAS



Fiat Lux, Número 4, Verano 2014:

Fiat Lux es una revista que, aparte de un contenido negro de alta calidad del que luego hablaré, tiene el mérito extraordinario (en estos tiempos) de editarse en papel. Sí. En papel. A un precio asequible: 6 €. Pero la revista lo vale.




En La soledad más absoluta, Enric González, escribe sobre Nilsen, el hombre que asesinaba porque se sentía solo.

Roberto Ruíz Ballesteros firma el texto Rastros del crimen, sobre la intención de la madera en detectar al delincuente y a su vícitma antes de que se produzca en el delito.

En Caerán antes o después, Javier Manzano charla con Olga Lizana, Jefa del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales de la Policía.

José A. Pérez se centra en la historia del falso monje shaolin (apuñalado hace unos días en la cárcel)  y en Mercurio rojo a la mantequilla, Juan Bas se interna en la historia de una hija envenenadora.

Un mundial en guerra de Felipe Coraza nos habla de batallas entre policías locales, militares desplazados y delincuentes.

Nahuel Gallotta fija su mirada en una diáspora de ladrones colombianos: Los internacionales.

Un sir en la costa del Sol es el trabajo de Patricia Peiró sobre un estafador británico.

Con A qué dedica su tiempo el crimen organizado, Antonio Manzanera escribe sobre el blanqueo de dinero.

Manuel Lopez-Poy escribe sobre las relaciones entre el blues y la novela negra.

En el Portfolio, Fernando del Berro escribe y fotografía a las mujeres mula que cargan sobre sus espaldas toneladas de mercancías para ganarse la vida introduciéndolas en Marruecos.

Elsa Cabria entrevista a Elmer Mendoza, el creador de la saga del detective Zurdo.

En el folletín pulp, el capítulo 4 de Clan # Resurrección, de Oriol Jara, con ilustración de Diego Estebo.

Tomás Sastre nos descubre la figura de Lucio, anarquista, falsificador y honrado. Un tipo que estafó decenas de millones de dólares al First National City Bank.

En La oscuridad más cool está en Brixton, Álvaro A. Ricciardelli se adentra en el barrio con peor fama de Londres durante décadas, hogar ahora de inmigrantes caribeños.

Carlos Castán es el autor del relato Ajustar las cuentas, con ilustración de Abel Grau.

Un montón de reseñas sobre literatura, cine, cómic..

En Me quedo contigo, Montero Glez nos pone al corriente de la génesis de lo que será su próxima novela: Talco y bronce.

Samuel García Arrojo entrevista a la novelista Berna González Harbour, a propósito de su segunda novela Margen de error.

Y la revista se cierra con El tercer tiempo, es decir, la agenda.



Lo dicho: Una gozada de revista a la que desde aquí se le desea mucha salud y un próspero futuro.






Carina Sedevick: Escribió Dickinson (y 3):

Si por mí fuera, postearía todos los poemas de este libro, Escribió Dickinson, pero, a decir verdad, no es un libro muy extenso, así que primero te dejo con un enlace al blog de José Ángel Barrueco, donde puedes leer otros dos poemas, y bajo la cubierta, con otro poema:








El pasado es la tierra más lejana.

Es, también
como el frío del invierno:

en verano se olvida.

Pero el invierno vuelve.



Carina Sedevich. Escribió Dickinson. Alción Editora, 2014. 



miércoles, 30 de julio de 2014

Raúl Núñez: Sinatra: párrafo inicial:

Siguiendo con los párrafos iniciales que más me gustan, ahí va este otro de Raúl Núñez, de su novela Sinatra (Editorial Anagrama, 1984 y 1988):



   Sinatra se parecía a Sinatra. Tenía cuarenta años. No era demasiado alto. Se había empezado a quedar calvo y llevaba el pelo muy corto. Había conseguido un trabajo de portero de noche en la pensión donde vivía. Le salía su habitación gratis y le quedaba un poco de dinero. Hacía un año que su mujer lo había dejado para irse con un negro. Tenía gracia. Le parecía una broma. Siempre que pensaba en ello, una sonrisa torcida aparecía en su boca. La misma sonrisa torcida con la que se enfrentaba al mundo. Ahora no tenía mujer. Le costaba aceptarlo. Se sentía solo.



Raúl Núñez.


Rosa María Batel: El ramo de flores:




EL RAMO DE FLORES

El poeta contempló el jardín
No le cabía entre los brazos
Supo entonces que no podría nombrarlo todo
Cortó unas flores para hacer un ramo
Y dejó intacto el poema



Rosa María Batel

martes, 29 de julio de 2014

Marguerite Duras: El amante: párrafo inicial:


Hace unos días, a propósito de Sed de champán, de Montero Glez, hablaba de que su párrafo inicial era difícil de superar. Eso me ha llevado a recordar otros arranques que me parecen muy buenos. Como este de El amante, de Marguerite Duras:




   Un día, ya entrada en años, en el vestíbulo de un edificio público, un hombre se me acercó. Se dio a conocer y me dijo: "La conozco desde siempre. Todo el mundo dice que de joven era usted hermosa, me he acercado para decirle que en mi opinión la considero más hermosa ahora que en su juventud, su rostro de muchacha me gustaba mucho menos que el de ahora, devastado".




Marit Kaldhol: Pan blanco:




PAN BLANCO

el pan blanco que tú conoces

está sobre la mesa

caliente aromático

en espera bajo un mantel

fue amasado con la harina blanca

que tú conoces pero no viste cómo

el pan caliente que tanto te gusta

ahí está en espera de ti

el pan amasado con las manos

que te quieren y conocen

tus pasos ya saben de todo esto

blanco caliente

que te está prometido

y disfrutarás

al llegar a casa

por fin en casa estarás

con hambre y cansancio

casa amor harina blanca

corazón palpitante

te esperan sobre la mesa

bajo un mantel



Marit Kaldhol



lunes, 28 de julio de 2014

Carina Sedevich: Escribió Dickinson (2):

Si hay tres poetas, no españolas, que me han impresionado en los últimos tiempos esas son Gladys González, poeta chilena, Andrea Gibson, poeta norteamericana, y Carina Sedevich, poeta argentina. A Carina Sedevich le acaban de editar su nuevo poemario, este genial Escribió Dickinson. Que mantiene a lo largo de todas sus páginas un altísimo nivel poético. Con poemas realmente escalofriantes, como, por ejemplo, Antonia era mi abuela, Elegía para Bernardo o el que voy a postear hoy. Siempre he mantenido que los poemas son la mejor carta de presentación de un poeta. Así pues no me demoro más y te dejo con este pedazo de poema y también con un enlace en el que se entrevista a esta magnífica poeta:








La verdad de las enaguas de mi madre
es que tenía piernas

delgadas y largas
y que algunas faldas

traslúcidas

por sobre sus rodillas
le dejaban su color
de otoño.

*

La verdad de las manos de mi madre
es que estuvieron siempre
secas

y que olían siempre a cosas:

la comida
la ropa
los cuadernos.

*

La verdad de los huesos de mi madre
es que eran densos
antes

como ahora resultan ser
sus ojos.

*

Acaso la verdad sobre mi madre
no sea otra cosa que la sombra

que sus enaguas dejaron entrever.



Carina Sedevich. Escribió Dickinson. Alción Editora, 2014.


Lee Ranaldo: El fin de la vida en América:




EL FIN DE LA VIDA EN AMÉRICA

el fin de la vida en américa
una cadena de significados rota
una alfombra rasgada
aquella grieta en la pared
donde fue a parar la silla
suciedad bajo las camas
titulares absurdos
y silencio entre los dos
los años se consumieron
esperando a que algo sucediera



Lee Ranaldo en Road movies (2003)

Traducción de José Elías Rodríguez Cañas y Tomás González Cobos.

domingo, 27 de julio de 2014

Mario Benedetti: Credo:




CREDO

De pronto uno se aleja
      de las imágenes queridas
amiga
quedás frágil en el horizonte
te he dejado pensando en muchas cosas
pero ojalá pienses un poco en mí

vos sabés
en esta excursion a la muerte
     que es la vida
me siento bien acompañado
me siento casi con respuestas
cuando puedo imaginar que allá lejos
quizá creas en mi credo antes de dormirte
o te cruces conmigo en los pasillos del sueño

está demás decirte que a esta altura
no creo en predicadores ni en generales
ni en las nalgas de miss universo
ni en el arrepentimiento de los verdugos
ni el catecismo del confort
ni el flaco perdón de dios

a esta altura del partido
creo en los ojos y las manos del pueblo
en general
y en tus ojos y tus manos
en particular.



Mario Benedetti en Inventario. Poesía 1950-1985.


Tawfik Az-Zayad: Proverbios:




PROVERBIOS

Según nuestro primer antepasado
se ha dicho en los proverbios

"Como un zorro
que se traga una hoz

"Lo que el viento trae
se lo lleva la tempestad"

"Quien despoja a los demás
vive
todo el tiempo
en el terror"



Tawfik Az-Zayad en Poesía Palestina de Combate (2003)

Traduccion de Carmen Suárez.

sábado, 26 de julio de 2014

Samih Al Qassim: Discurso en el mercado del desempleo:




DISCURSO EN EL MERCADO DEL DESEMPLEO

Quizás pierda -si lo deseas- mi subsistencia
quizás venda mis ropas y mi colchón
quizás trabaje en la cantera... como faquín... o barrendero
quizás busque granos en el estiércol
quizás me quede desnudo y hambriento
pero no comerciaré
oh enemigo del sol
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                  resistiré
quizás me despojes de la última pulgada de mi tierra
quizás encarceles mi juventud
quizás me robes la herencia de mis antepasados
mobiliario... utensilios y jarras
quizás quemes mis poemas y mis libros
quizás lances mi cuerpo a los perros
quizás levantes los espasmos del terror sobre nuestra aldea
pero no comerciaré
oh enemigo del sol
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                 resistiré
quizás apagues todas las luces en mi noche
quizás me prives de la ternura de mi madre
quizás falsifiques mi historia
quizás pongas máscaras para engañar a mis amigos
quizás levantes a mi alrededor murallas y murallas
quizás me crucifiques un día ante espectáculos indignos
pero no comerciaré
oh enemigo del sol
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                 resistiré
oh enemigo del sol
el puerto rebosa de belleza... y de signos
botes y alegría
clamores y manifestaciones
los cantos patrióticos destrozan las gargantas
y en el horizonte... hay velas
que desafían al viento... la tempestad y franquean los obstáculos
es el regreso de Ulises
del mar de privaciones
el regreso del sol... de mi pueblo exilado
y para sus ojos
oh enemigo del sol
juro que no comerciaré
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                 resistiré
                                                                 resistiré
                                                                 resisitiré



Samih Al Qassim en Poesía palestina de combate (2003)

Traducción de Carmen Suárez.


viernes, 25 de julio de 2014

Muriel Rukeyser: Esfuerzo para entablar un diálogo:




ESFUERZO PARA ENTABLAR UN DIÁLOG

Habla. Tómame la mano. ¿Qué eres tú ahora?
Te diré todo. No ocultaré nada.
Cuando yo tenía tres años, un niñito leyó la historia de un conejo
que moría, en la historia, y yo me oculté debajo de una silla:
un conejo rosado: era mi cumpleaños, y la llama de una vela
me quemó dolorosamente en un dedo, y me dijeron que fuera feliz.

Oh, trata de conocerme. No soy feliz. Seré sincera:
ahora pienso en velas blancas contra un cielo como música,
como alegres cuernos de caza, y pájaros levantando vuelo
          y un brazo rodeándome.

Hubo alguien a quien amé, que quería vivir, navegando.

Habla. Tómame la mano. ¿Qué eres tú ahora?
A los nueve años fui gozosamente sentimental,
fluída: y mi tía viuda tocaba Chopin,
y yo inclinaba mi cabeza sobre la madera trabajada y pintada,
         y lloraba.
Ahora quisiera estar a tu lado. Me gustaría
unir de algún modo los minutos de mis días con tus días.
No soy feliz. Seré sincera.
He amado los focos de las esquinas del atardecer, y calmos poemas.
Ha habido temor en mi vida. Algunas veces medito
sobre qué tragedia fue mi vida, realmente.
Tómame la mano. Aprieta mi mente en el puño de tu mano.
         ¿Qué eres tú ahora?
A los catorce años tenía sueños suicidas,
y me estaba junto a una alta ventana, al atardecer, esperando
         la muerte:
si la luz no hubiera disuelto nubes y llanuras en belleza,
si la luz no hubiese transformado ese día, hubiera dado el salto.

Soy desdichada. Estoy sola. Háblame.

Seré sincera. Creo que él nunca me amó:
amaba las playas luminosas, los labios de espuma
sobre las pequeñas olas, amaba el vuelo de las gaviotas:
Alegremente decía: Te amo. Trata de conocerme.

¿Qué eres tú ahora? Si pudiéramos tocarnos,
si estas nuestras separadas entidades pudieran estrecharse,
compenetrarse como las piezas de un rompecabezas chino... ayer
me encontré en una calle atestada, viva de gente,
y nadie decía una palabra, y la mañana brillaba.
Todos, en silencio, en movimiento... Tómame la mano. Háblame.



Muriel Ruykeser en 15 poetas norteamericanos. Segunda serie (1969).

Traducción de Alberto Girri.



Salim Jabran: A Sartre:




A SARTRE

Si degüellan a un niño
y sus verdugos tiran su cadáver
al lodo
¿te encolerizarás?
¿qué dirás tú?

Soy palestino
me degüellan cada año
cada día
cada hora
ven

observa bien la barbarie
en toda su minuciosidad
son muchos espectáculos
y el menor
es que mi sangre corre... corre

habla
¿por qué te has vuelto insensible?
¿no tienes nada que decir?



Salim Jabran en Poesía palestina de combate (2003)

Traducción de Carmen Suárez.


Louise Glück: Imagen en el espejo:




IMAGEN EN EL ESPEJO

Esta noche me vi a mí misma en la ventana oscura
como el vivo retrato de mi padre, cuya vida
transcurrió igual,
pensando en la muerte, excluyendo
otros asuntos sensuales,
de manera que al final fue fácil
renunciar a esa vida, ya que
no contenía nada: ni la voz
de mi madre pudo hacerle
cambiar o arrepentirse
pues su credo era
que si no se puede amar a otro ser humano
no se tiene sitio en este mundo.



Louise Glück en Ararat (2008)

Traducción de Abraham Gragera.


jueves, 24 de julio de 2014

Ana Lamela Rey: La exhibicionista (3):

Mañana: día 25: 20:00h: Centro de Cultura Antiguo Instituto: Gijón: Ana Lamela Rey: La exhibicionista:




TENGO una herida.
Es grande y está a la vista, no os preocupéis, no tengo que enseñarla.
Se ve.
Lamo esa herida y va apareciendo un círculo,
un sol que abrasa mi piel y mi carne: el dolor.

Llevo poco tiempo con esta herida.
Hacen falta días y más días para que nos acostumbremos ella a mí y yo a ella.
Hace falta una tormenta eclíptica para que las señales que me transmita
no me debiliten tanto
y deje de lamerla
y aparezca la postilla.
Porque si apareciese ahora una postilla, si apareciese en estos momentos e
intentanse cicatrizar la herida, me la arrancaría con las uñas o con los dientes.
Como un animal.
Como una niña que se hace daño.

(extracto).


Ana Lamela Rey. La exhibicionista. CGP Editores, 2014. Prólogo de Aurelio González Ovies. Ilustraciones de 

Roxana Popelka: Mis vecinos:




MIS VECINOS

Recuerdo a todos y a
cada uno de mis vecinos.
No sé sus nombres
pero sé como pisan.
Sé que tienen miedo,
sé que son unos cabrones
que llevan una vida
miserable, y
que no salen de casa.

Que tienen un trabajo
embrutecedor, y mienten
cuando dicen que
les encanta.

Mis vecinos son
una condena permanente.

Sé que cuchichean a
mis espaldas tratando de
averiguar cómo vivo.

Sé que me vigilan
cuando salgo del portal,
que fisgan por la
mirilla para saber
si vengo acompañada.

Que pegan el oído
a la pared del salón
y me oyen cuando
hablo sola.

¿Cuántas veces habré
mandado a la mierda
a mis vecinos?

Sé que sus vidas
se han acabado
-por completo-

y yo
no voy a hacer nada
para cambiarlas.


Roxana Popelka en Poesía Astur de Hoy / Mai Asztúr Költészet (2006)

miércoles, 23 de julio de 2014

Ana Lamela Rey: La exhibicionista (2):

Mañana: día 24: 19:30h: Sala Octógono: Avilés: Ana Lamela Rey: La exhibicionista: otro gran poema:



FUE una suerte que me comieras a gajos. Saboreándome. Ahora no podrías
hacerlo. Mis trozos ya no se desentrelazan tan fácilmente como antes.
Tendrías que andar detrás de mí, como las sombras, para entenderme.

Subirme a las dunas de chatarra lo decido sola y no hay razones que te pueda
explicar. Sólo necesidad de mirar desde lo alto el dolor, la soledad, la pena.

Créeme. Tuviste suerte de probar los posos que dejaba en las tazas de los
cafés donde hablábamos de lo que hablábamos mientras una vela iba dejando
gotas de cera derretida y caliente en nuestro futuro.

Estaba escrito. 
                                                     Se mojó.

Ahora es un borrón.
                                                     O  mi nueva vida.
                      





Ana Lamela Rey. La exhibicionista. Ediciones CGP, 2014. Prólogo de Aurelio González Ovies. Ilustraciones de Antonio Navarro.


Carina Sedevich: Escribió Dickinson (1): Selfie + 1 poema:

Esta mañana, la cartera me tenía reservada una auténtica sorpresa: Escribió Dickinson, flamante poemario de la poeta argentina Carina Sedevich, poemario al que tenía unas ganas inmensas de echarle el ojo. Así que, antes de sumergirme en su lectura, me hago este selfie con el libro, le doy las gracias públicamente a Carina por este hermoso regalo y te dejo con el poema que me encontré al abrir el libro al azar, magnífico poema por cierto:



Paso la vida sentada ante  la mesa
leyendo
y escribiendo

y bebo

y celebro a los poetas chinos
que le cantan al vino,
a la contemplación.

Pero si veo a mi hijo borracho
me preocupo

y si lo veo ocioso
me entristezco.



Carina Sedevich. Escribió Dickinson. Alción Editoria, 2014.



Inés Toledo: Bella despierta:




BELLA DESPIERTA

Me desperté en un castillo de espectros
yendo y viniendo. Sin beso,
no sé cómo,
abrí los ojos.
Fea y despierta, nada
se parecía al cuento. Excepto el bosque.
Dudé de mi existencia entre los árboles,
pero aún así corrí durante meses
huyendo de mi lecho, de los sueños malditos,
los pies entumecidos, tropezando en las sábanas,
todo fue aliento helado de fantasmas.
Ahora he llegado al fin, y no hay perdices.
Qué más me da si soy una princesa,
si todos los espejos
me saludan de nuevo, encuentro besos
abrigada en la cama,
duermo, despierto, desnudándome el miedo.
Y otra cosa: domino
las ruecas, las agujas,
y el estremecimiento cerval que me produce
saber que hace cien años
yo misma fui la bruja.

Esta es la historia, niños,
sobre la que camino.


Inés Toledo en Poesía Astur de Hoy / Mai Asztúr Költészet (2006).


martes, 22 de julio de 2014

Estefanía González & Juan Gallo: Lectura de poemas:

Mañana: día 23: 19:30h: Santa Teresa Librería: Oviedo: Lectura de poemas de Estefanía González  (poeta y filóloga) y Juan Gallo (poeta, performer y editor de CGP Ediciones): Te dejo con dos poemas de Estefanía González, el primero de su poemario Hierba de noche, y el segundo de su flamante libro Raíz Encendida:


SE CONVIERTE LA JARRA EN AGUA. Permito
que se derrame en la mesa, incapaz
de interferir, y gimo cada vez más alto
temiendo que me oigan los de fuera.
Me he convencido de que soy un chorro.
Me he convencido de que soy un perro
y la voluntad
una nube que pasa por mi ojo.




SOMBRAS

La sombra del televisor apagado está hoy tensa.
La habitación entera se comba hacia su esquina.
Ese televisor no durará mucho.
Ocurre siempre así.

Ojeo una revista y veo sombras
de unas pequeñas prostitutas filipinas
que se empujan con timidez y ríen
mientras un europeo blando, un turista
elige con sonrisa empalagosa
a la más dulce, a la más pequeña.

Convoco el aire negro de gaviotas
que arrancan la sonrisa de su rostro
y la desgarran con chillido
en la azotea gris del mundo.
Veo el revuelo de su sombra.





Ana Vega & Lola Orato: Cursos y Talleres: y 1 poema de Ana Vega:

Como se informa en este cartel, Ana Vega y Lola Orato inician una serie de cursos y talleres sobre Creación y creatividad, Escritura creativa, Poesía, Narrativa y Lectura. En el cartel vienen asimismo las direcciones web donde inscribirte si así lo desearas. Te dejo con un poema de Ana Vega:



LA MENTIRA

No saben.

No entienden.

Ellos. Los que gritan fuera,
los que no escuchan.
Aquellos que se empeñan
en cerrar los ojos
ante la mentira.

La verdad del hombre
duele demasiado.

El hombre se convierte
en hombre
cuando decide
seguir sus propias normas.
Ningún dios
puso sus manos
sobre ningún
niño herido
nunca.

La peste de este siglo
es la ceguera
que todos
nos imponemos
cada día
para salvarnos.

No hay dignidad
en eso.
No hay dignidad
en tragar saliva
y seguir caminando
como si nada.



Ana Vega en La manera de recogerse el pelo. Generación Blogger.


Voces del Extremo: Poesía y Control: 1 poema de Alicia Es. Martínez Juan & otro de Inma Luna:

A partir de mañana, 23 de julio, y hasta el próximo día 26, se congregan en Moguer, convocadas, como cada año, por el poeta Antonio Orihuela (una de las voces capitales de la Poesía de la Conciencia Crítica) las así llamadas Voces del Extremo. En la edición de este año, voces tan conocidas como las de Uberto Stabile, José Blanco, Antonio Martínez i Ferrer, Antonio Rigo, David Bobis, David Trashumante, Isabel Bono, Felipe ZapicoJuan Manuel Villalba, Matías Escalera Cordero, Alicia Es. Martínez Juan, Inma Luna, Ana Pérez Cañamares, Carmen Camacho, Eladio Orta o el cantaor Niño de Elche. En esta ocasión, bajo el epígrafe Poesía y Control. Te dejo con un poema de Alicia Es. Martínez Juan y con otro de Inma Luna:


Una frontera roja
fabricada de olvido:
la conciencia

y resistir
al fuego que incinera,
no doblegarse
o doblarse
(pirueta ancestral que rompe los márgenes).

No es casualidad la evidencia.

El olvido no está hecho de sueños:
el amor sí.


Alicia Es. Martínez Juan en No se le miran las bragas a la muerte.




PROHIBIDO JUGAR

No me dejaban jugar con los chicos
así que nunca supe
cómo relacionarme con los hombres.
Mi matrimonio fue un fracaso
que se gestó en la infancia.


Inma Luna en Divina.


lunes, 21 de julio de 2014

Luis Ansorena: Atardece:




ATARDECE

Atardece
y mi perro Pancho
araña suavemente la puerta,
recordándome
que es la hora del paseo.

Aquí está la yerba.
Arriba, el cielo.
Y al fondo las montañas.

Caminamos el uno junto al otro.

Eso es todo.



Luis Ansorena en El Último Jueves, 15 años POESÍA on the road.


Tatuaje:


Esta es mi mano izquierda. Y lo que ves en la fotografía es un tatuaje. Pero es también una protesta. Y me explico. El tatuaje se supone que es un corazón y tres naipes de una baraja. Lo hice hace unos años cuando Israel, como ahora, machacaba y masacraba a los palestinos. Este tatuaje tapa a otro que había debajo (y esta es la protesta) y que me había hecho de joven en la cárcel, con un lápiz partido a la mitad y 3 agujas de coser, no con maquinita, como se hacen ahora. El tatuaje que estaba debajo era una estrella de David. Lo tapé por este otro porque, a mi entender, esa estrella, la estrella de los judíos, se estaba convirtiendo en una svástica. Los últimos asesinatos de Israel en la franja de Gaza confirman que ya casi lo es. Quiero pensar, no obstante, que si los 6 millones de judíos masacrados por los nazis levantaran la cabeza y viesen lo que está haciendo su propio pueblo con los palestinos se avergonzarían de ser judíos.




Ana Lamela Rey: La exhibicionista (1):

La exhibicionista es un poemario con el que puede decirse que la poeta Ana Lamela Rey se ofrece a sus lectores íntimamente o como ella explica: Nunca me había desnudado delante de tanta gente, nunca había dicho tan claro lo que quería decir. Doy fe. Me ha sorprendido, pues, para bien, este poemario tan hondo, tan arriesgado. Cuenta, además, este poemario, con un prólogo de Aurelio González Ovies e ilustraciones de Antonio Navarro. Y esta es la cubierta:




Y este es un clip de audio en que puedes escuchar a Ana Lamela Rey, poeta, recitando el poema que da título al libro: La exhibicionista:





Ana Lamela Rey presenta La exhibicionista el día 

24 de julio, a las 19:30h, en la Galería Octógono, en Avilés

y el

25 de julio, 20:00h, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, en Gijón


domingo, 20 de julio de 2014

Juan Bello: Talk about blues (y 2):


BABY PLEASE DON´T GO

john lee hooker cantado baby please don´t go
la tarde destrozada
como en un accidente de tráfico

te digo la soledad es una ficción necesaria
la memoria es un silencio lleno de ortigas y perlas
pero todo eso ya lo sabías

la lluvia rompe sus huesos contra la ventana

el sexo es una forma de volverse un extraño




CÍRCULOS EN LA ARENA

si escribo soy un extranjero

si hablo soy la persona que escucha

a la altura de la voz
el paisaje: lugares líquidos: horizonte
que muda la piel de la mirada

los que vienen con barro en los ojos
conocen el vacío de las palabras



Juan Bello. Talk about blues. Editorial Origami, marzo de 2014. Cubierta por Julia D. Velázquez.