Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

lunes, 30 de junio de 2014

Ape Rotoma: Mensajes de texto y otros mensajes (4): Presentación Gijón:


Mañana, martes, primer día de julio, el poeta Ape Rotoma presenta su nuevo poemario, Mensajes de texto y otros mensajes, en Gijón, en la librería La Buena Letra, a las ocho de la tarde. En el acto interviene el poeta David González:






Este es un poema del libro que Ape Rotoma viene a presentar:


LO QUE OYEN LOS DE LA LIMPIEZA

Diálogo auténtico
entre dos operarias de la fábrica
frente a un tablón de anuncios:

-¿Qué es eso?

-"Plan de prevencion
y actuación
en caso
de acoso sexual".

-Ah.
¿y dónde
hay que llamar?


Esta es la cubierta de Mensajes de texto y otros mensajes:






Este es otro de los poemas del libro del poeta Ape Rotoma:


HE TARDADO EN APRENDERLO

                                                               A Javier Topete

Si hay algo completamente imprescindible
para siquiera sobrevivir en este oficio
es no hacer ni puto caso
a la opinión de los listos.

De los tontos ya ni hablamos.


Y este, como recordarás, es el poeta Ape Rotoma que estará, acuérdate, mañana en Gijón:


    Foto cedida por el poeta.


domingo, 29 de junio de 2014

Patricia Spears Jones: Albada:




ALBADA

Parece tu mano derecha infantil: puño cerrado
agarrando el latir del corazón.

La última copa de anoche robó a tu lengua su pericia
         habitual
y aun así trajiste una tormenta más rápida y más dura
a mi interior y, otra vez, sí, esta alcanzó mi corazón.

Miro cómo te despiertas y levantas,
ni siquiera lágrimas esta vez.

Un sinsonte señala su presencia
por los patios traseros de Brooklyn.

Se abren tus manos y me acarician la espalda.
Tu boca encontró la mía a medianoche.

Ahora está tu boca seca de tanto paladear, de tanto vino.
Esta mañana nuestros dos rostros ajados por la falta
           de sueño.
Este es el lento destejer, la reincidencia que sabíamos 
           que podría suceder.

Tu rostro se ha relajado, el niño más presente que el
           hombre,
y se aquieta el dolor de mi alma, más mujer que la
           niña.

Jugueteando en lo oscuro, es la nuestra una música
           de mutuos solos.

A la luz del alba comenzamos de nuevo a practicar la
           sensatez.
La radio de mi vecino pregona malas noticias.

Te marchas.
Me voy a trabajar.



Patricia Spears Jones en Mujeres a los remos.

Traducción de Natalia Carbajosa.


sábado, 28 de junio de 2014

S. G. Suchodolski: Malos tiempos. Vida de un escritor: El documental:




MALOS TIEMPOS. LA VIDA DE UN ESCRITOR

Duración: 20:57 minutos

Producido por: Acción Fílmica

Dirigido por: S. G. Suchodolski

Protagonistas: Carlos Salcedo Odklas y David González

Carlos Salcedo Odklas es un escritor de los bajos fondos. Sus textos son pesimistas y sus personajes, extraídos de la vida real, son almas perdidas.

Este documental muestra el día en que Carlos es contratado por el Museo de Arte Moderno de León, MUSAC, coincidiendo con la publicación de su primer libro, dándonos una idea de la situación actual de muchos escritores que luchan porque su voz sea oída:




Sobre Leopoldo María Panero:


Recibo un correo electrónico con más destinatarios en el que el poeta Abel Aparicio, nos dice: 


Buenas, sobre Leopoldo María Panero, por si os interesa, y entonces agrega un link, este link:


ETERNO EN PÁGINAS y EN MEMORIA


que de algún modo me trae a la memoria un poemario de Panero con su dedicatoria (casi indescifrable), así que lo busco y lo encuentro y en sus páginas este poema, sin título:


Mi único amigo era Charles Olson
y algo de Rimbaud
enseñaba a las espigas a cabalgar sobre la página
donde la nada yace escrita
-l`odeur du cul eterne de la morte (Artaud)
y tenía algunos amigos niños en el cementerio
y otros ya mayores en la cárcel
paseando por el patio
como si fueran monjas
rezándole a la página
la página cruel en donde nada se inscribe
-farai un vers de dreyt nien
non er d`amor ni d`autre gen
oh Palimpsesto, página sobre página
línea contra línea
invirtiendo el cielo
(Mallarmé) poema contra el ruido.


poema que está en el poemario Erección del labio sobre la página:







Ana Vega: El precipicio interior y la indagación de David González:

Si el otro día mi agradecimiento era para Marina Llorente, en esta ocasión mi gratitud es para con la poeta Ana Vega, por esta reseña sobre El lenguaje de los puños, aparecida el pasado jueves en el suplemento de cultura del diario La Nueva España, y que puedes leer, si quieres, debajo de la cubierta del libro. Muchas gracias, Ana.



EL PRECIPICIO INTERIOR y LA INDAGACIÓN DE DAVID GONZÁLEZ

José Ángel Barrueco presenta esta antología crítica de la obra del escritor asturiano David González de la mano de la editorial Origami. Cuántos nombres podrían soportar una edición como ésta, cabe preguntarse. Prueba de fuego para comprobar de un modo neutral si la obra de un autor ha logrado la relevancia necesaria como para ser considerado, como señala Barrueco, "uno de los más grandes poetas contemporáneos". Un estudio abierto a todas las voces que en un momento u otro consideraron oportuno reseñar la obra de David González ("Nuestro cometido ha sido el de reunir las distintas voces que, durante estos años, se han pronunciado en la prensa y en internet sobre la obra del poeta nacido en San Andrés de los Tacones. De tal modo que el libro no obedece al estudio escrito por un único autor, como viene siendo habitual en esta clase de ensayos críticos, sino que constituye una pluralidad de versiones y opiniones") y también el camino andado desde entonces, cómo su obra y escritura han sabido alcanzar un rigor que muchos pusieron en duda (y aún siguen) recurriendo a una marginalidad que sólo tiene cabida en cuanto a estar situada, escritura, visión, conciencia y propósito, al margen de lo establecido por la norma y el sistema o el modus operandi de quien se establece como ganador en una sociedad que defiende la cobardía en todos sus aspectos como claves fundamentales del éxito, mal visto entonces todo carácter ciertamente indómito, salvaje, feroz, o cualquier grado de autenticidad. David González escribe desde dentro, con conocimiento y respeto por la palabra, por todo lo que implica y por su capacidad transformadora. Como bien describe la nota biográfica, la producción de David González "entronca, ideológicamente, con la poesía de la conciencia, pero no con el realismo sucio ya que esta última corriente se caracteriza por su ficción autobiográfica, ni tampoco con la denominada poesía de la experiencia, ya que esta última, según sus máximos representantes, es poesía de ficción, mientras que la literatura de David González es precisamente ese radical compromiso entre la vida y la expresión poética. El autor subraya, en innumerables ocasiones, la inexistencia de fronteras entre su forma de vida y su forma de escritura". Datos imprescindibles para conocer y comprender la obra de David González, datos fundamentales para establecer esa unión sagrada entre vida y escritura, esa conciencia que salta de un lado a otro sin perder ni un ápice de exigencia, exigencia vital y poética, conciencia crítica en ambos lados, indisoluble unión de la que surge obra y vida a su vez. Compromiso en ambos lados, raíz fundamental de todo discurso poético, algo que la escritora Adrienne Rich recordaba como necesario también pese a que muchos intenten establecer división o frontera. No puede existir desvinculación o ruptura entre este nivel de exigencia y compromiso poético entre palabra y hombre, pues el equilibro se rompe y también el discurso. Dicha ruptura nos situaría en otro lugar tanto poético como humano, otra conciencia de las cosas, un lugar más seguro, pero también más cobarde, menos necesario. No es el caso.

Vemos a través de este libro la trayectoria poética (también en prosa) de David González a través de muchas voces: Isla Correyero, Martín Rodríguez-Gaona, Care Santos, Chus Neira y Roger Wolfe... Es precisamente esta visión la que nos permite un acercamiento más preciso al autor y su obra, cada reseña se acompaña del poema o poemas tratados, permitiendo al lector una indagación más íntima, más profunda, una visión más amplia, si cabe. Se menciona la eficacia de la palabra del autor, su autenticidad, su valentía, la proximidad hacia el lector, el compromiso -quizá la palabra que mejor defina a voz y hombre-, redención, golpe, violencia, conciencia social, precipicio, desesperación, calor humano, piedad, justicia, víctima y verdugo, verdad, miseria, desgarro, belleza...

Sin duda la mejor manera de conocer a David González es abrir sus páginas y entrar dentro o como bien indica José Ángel Barrueco: "Si de verdad quieren saber lo que es una cárcel por dentro, lean a David González".


Ana Vega. Cultura, La Nueva España, jueves 26 de junio de 2104.




viernes, 27 de junio de 2014

Fiesta HOY COMO AYER:

Mañana, sábado 28, Gijón, El Hervidero, se celebrará una fiesta de apoyo a la película Hoy como Ayer:



Y esta es la peña que participará:

Fran Gayo y Ramon Lluis Bande hablarán del cine que se hace en la región, el cine independiente, el audiovisual en general y la película Hoy como Ayer en particular.

David González y sus poemas.

Y los conciertos de:





y Los Roper, pinchando buena música.


Habrá una barra de bar con precios populares para sacar fondos para la película. También se podrán adquirir camisetas de la película.

En fin, que si te apetece, ya sabes: pásate por allí.




Selfie con Nacho Vegas:

Ayer me encontré en La Vida Alegre a Nacho Vegas. Y nos hicimos este selfie:



jueves, 26 de junio de 2014

Marina Llorente: Poesía en acción. Poemas críticos en la España Contemporánea:

Marina LLorente Torres, Catedrática de Lengua y Literatura Española en el Departamento de Lenguas y Literaturas Modernas en la Universidad de St. Lawrence en Canton, Nueva York, analiza en este libro, Poesía en acción. Poemas críticos en la España Contemporánea, dividido en cinco artículos o ensayos, los poemas críticos de los autores a los que menciona en el siguiente párrafo de la introducción:


La voz irónica de Maria Eloy-García, la desconsolada de Jorge Riechmann, la rescatadora de la memoria histórica de Isabel Pérez Montalbán, David González y Viviana Paletta coexisten con otras voces poéticas, como las hegemónicas de la "Poesía de la experiencia", y otras muchas que conforman el gran panorama de la última poesía española. No obstante, considero que es en las creaciones de los autores que he seleccionado donde más claramente se presentan los problemas, errores, injusticias y angustias que padece la sociedad española contemporánea, examinados desde la perspectiva del rigor ético. Creo, por último, que el abordaje de esta poesía tan compleja como valiosa requiere un trabajo interdisciplinar que desvele la profundidad de su significado y las posibilidades transformadoras que encarna.





La verdad es que le estoy muy agradecido a Marina Llorente, no solo por analizar de manera brillante mi poesía en este libro, también por la lectura tan certera y expresiva, contundente, que hace de mi poema Historia de España (Nudo). Con este poema y con parte del análisis sobre él de Marina Llorente, finalizo este post:


HISTORIA DE ESPAÑA (NUDO)

Un nudo. Esto, explica la anciana,
fue lo último que hizo mi padre
con sus propias manos. Un nudo.

Piénsalo.

Es lo último que hace ese hombre
con sus propias manos.

No estrecha entre sus brazos
a su madre, a su hermano o a un amigo.
No acuna en ellos a su hija recién nacida.
Tampoco le acaricia las nalgas a su mujer,
ni le acaricia los pezones, los pechos,
las mejillas, el pelo tan siquiera... No,

con ellas, con sus propias manos,
lo último que le permiten hacer a ese hombre
antes de fusilarle
y arrojarlo a una fosa común es

Un nudo, repite la anciana
para las cámaras de televisión
de un canal de historia. Historia
de España: de un tajo,

el entierramuertos cortó el cordel
que el padre de la anciana
se había atado alrededor del tobillo
para responder así a la pregunta
que horas antes le había hecho su mujer:

¿Y cómo vamos a distinguir tu cuerpo
entre todo este montón de cadáveres?

Mientras aparecen los títulos de crédito,
la anciana le da un beso al cordel,
y luego devuelve a su caja de pino
este nudo
que todavía nadie, repito, nadie, se ha molestado
en deshacer.



La lectura de Marina Llorente es la que sigue, bueno, parte de ella:


Ya desde el título del poema, la Historia de España se presenta como protagonista. La palabra "nudo", entre paréntesis en el título y que aparece anafóricamente tres veces a lo largo del poema, lo cierra también y deja al lector con la imagen de un nudo casi gordiano que alguien tiene que desatar. El uso de la forma imperativa "Piénsalo", dirigida a "tú"/lector-a del poema, nos involucra poderosamente al colocarnos en una posición de observadores en primera fila, algo que se agudiza con la imagen de la pantalla de televisión en la que la anciana cuenta su historia. Como cajas chinas, una dentro de otra, se nos presentan estos recuerdos de diferentes momentos históricos que coexisten en el poema dentro del mismo nivel. En primer término, el recuerdo de la madre de la anciana, que pregunta a su esposo antes de morir cómo va reconocer su cadáver entre todos los demás cadáveres. En segundo término, el momento en que la víctima se ata el cordel antes de ser fusilada. En tercer término, la anciana, hija del fusilado, que recuerda para nosotros en la pantalla de la televisión la muerte de su padre. Por último, el recuerdo de la voz hablante que narra el momento en que vio ese programa en la televisión, y el nudo como gran protagonista de la Historia en mayúsculas y los recuerdos de ese momento que la sociedad española prefirió olvidar durante la Transición. Pero con el paso del tiempo las memorias resurgen y salen a flote cuando uno menos se lo espera, y el nudo se muestra más y más apretado, porque nadie ha intentado deshacerlo para no enfrentarse con todas las injusticias de un pasado violento. El mensaje del poema de González resulta claro y directo: los familiares de los fusilados enterrados en fosas comunes durante la Guerra Civil y la posguerra merecen que se reconozca su condición de víctima, y que se exhumen los cadáveres para sea posible identificarlos y enterrarlos dignamente (...)



Marina Llorente. Poesía en acción. Poemas críticos en la España Contemporánea. Ediciones de Baile del Sol, 2014. Diseño de cubierta: Ramón Buzón | UNOCOMA.



Donald Justice: Los hombres a los cuarenta:


    Sitio Web de la Imagen


LOS HOMBRES A LOS CUARENTA

Los hombres a los cuarenta
Aprenden a cerrar suavemente
Las puertas de las piezas por donde no
volverán a entrar.

Parados en el rellano de las escaleras, 
Sienten un movimiento debajo de ellos
Como si estuvieran en la cubierta de un barco,
pero mecidos por un suave oleaje.

Y al contemplarse detenidamente en los espejos
Vuelven a descubrir
El rostro de ese niño cuando practicaba en secreto
Cómo hacer el nudo de la corbata de su padre

Y el rostro de su padre
Aún estaba tibio por la misteriosa crema de afeitar.
Pero estos hombres son ahora más padres que hijos
Algo los inunda, algo

Que es como el sonido de los grillos
en el crepúsculo, algo inmenso,
llenando los bosques que están junto a las laderas de las montañas
detrás de sus casas hipotecadas.



Donald Justice en 26 poetas de lengua inglesa del siglo xx.

Traducción de Diana Dunkelberger, Marcelo Rioseco y Armando Roa Vial.

miércoles, 25 de junio de 2014

J. Malone Miller: El hombre que mató a Michael Hutchence (1): Presentación:


Este poema, On a Bus, del poeta J. Malone Miller:


LA CHICA que fuma en la marquesina
esperando a que el 37
la lleve al curro,
tiene la belleza hipócrita de la juventud.

El miedo a todo, el desprecio al peligro.

Cada sueño intacto en las yemas de las manos.
Que no se marchen con las volutas de humo.
Ya llega
el 37.


Este poema, digo, de J. Malone Miller, está incluido en este poemario:





Este poemario, El hombre que mató a Michael Hutchence, del poeta J. Malone Miller, en Ediciones Lupercalia, SE PRESENTA mañana jueves, día 26, en Valladolid, en la Librería A Pie de Página, a eso de las 20:00h, y contará con la intervención del propio J Malone Miller:




Te dejo con otro de los poemas de El hombre que mató a Michael Hutchence:


EL SUBINSPECTOR Geldolf
no se quita las Ray-Ban al entrar en la 524,
todavía en penumbra.

Enciende un Marlboro que enmascara
su aliento a excremento de canguro.

El cadáver señala al noroeste,
la persiana abierta revela una cicatriz en el estómago.
Nadie que lo tiene todo
puede hacerse algo así.

Caso cerrado: Suicidio.


Mason Currey: Rituales cotidianos (y 3):





VINCENT VAN GOGH (1853-1890)

"Hoy he vuelto a trabajar desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde sin moverme salvo para comer algo a uno o dos pasos de distancia -escribió Van Gogh en una carta de 1888 a su hermano, Theo, añadiendo-: No tengo ni piza de fatiga, voy a hacer otro cuadro esta misma noche, y lo conseguiré". Al parecer esto era típico del artista; cuando caía presa de la inspiración creadora, Van Gogh pintaba sin parar, "en un frenesí mudo de trabajo", casi sin pausa alguna para comer. Y cuando su amigo y colega el pintor Paul Gauguin llegó de visita pocos meses después, los hábitos de Van Gogh apenas variaron. Como escribiera a Theo: "Nos pasamos los días trabajando, trabajando todo el tiempo, por la noche estamos molidos y nos vamos al café, y después de eso, ¡a la cama temprano! Así es nuestra vida".



Mason Currey. Rituales cotidianos. Cómo trabajan los artistas. Turner Publicaciones, febrero de 2014. De la traducción: José Adrián Vitier. De la ilustración de cubierta: Enric Jardí.


Estefanía González: Raíz encendida (2): Presentación:

Este poema:


EL POEMA no cesa de morir.
A los dos líneas muere y nace de nuevo
como el día espiral.
Surgen estancias a su paso y son ya viejas.
Se deshace en los dedos
el poema.


escrito por la poeta Estefanía González:




está incluido en su poemario Raíz encendida:




que mañana, jueves, día 26, se presenta, a las 20:00h, en Gijón, en la Librería de Bolsillo, en un acto que contará con la intervención de la escritora Carmen Gómez Ojea y de la propia Estefanía González, autora de este otro poema de Raíz encendida:


DESPERTÉ en medio de una fiesta
en el aire detenida. En el instante

de su plena magnificencia.

Me zambullí en la gente y fui carne.
Qué gigantesca cola de leopardo
este ser de innumerables cabezas.

Entre guirnaldas de papel saltamos
abrazos al sol. Nos lanzan agua
desde las ventanas y somos gotas.

No deseo encontrarme.



martes, 24 de junio de 2014

Elizabeth Bishop: Un arte:




UN ARTE

No es difícil dominar el arte de perder:
tantas cosas parecen llenas del propósito de ser perdidas,
que su pérdida no es ningún desastre.

Perder alguna cosa cada día. Aceptar aturdirse por la pérdida
de las llaves de la puerta, de la hora malgastada.
No es difícil dominar el arte de perder.

Después practicar perder más lejos y más rápido:
los lugares, y los nombres, y dónde pretendías
viajar. Nada de todo esto te traerá desastre alguno.

He perdido el reloj de mi madre. Y, ¡mira!, voy por la última
-quizá por la penúltima- de tres casas amadas.
No es difícil dominar el arte de perder.

He perdido dos ciudades, las dos preciosas. Y, más vastos,
poseí algunos reinos, dos ríos, un continente.
Los echo de menos, pero no fue ningún desastre.

Incluso habiéndote perdido a ti (tu voz bromeando, un gesto
que amo) no habré mentido. Por supuesto,
no es difícil dominar el arte de perder, por más que a veces
pueda parecernos (¡escríbelo!) un desastre.



Elizabeth Bishop en Obra poética.

Traducción de D. Sam Abrams y Joan Margarit.



Mason Currell: Rituales cotidianos (2):

En este libro encontramos los rituales de gente como, por ejemplo, F. Scott Fitzgerald, Jane Austen, Joan Miró, Franz Kafka, Andy Warhol o Henry Miller.



HENRY MILLER (1891-1980)

Siendo un joven novelista, Miller escribía con frecuencia desde la medianoche hasta el amanecer, hasta que se dio cuenta de que en realidad era una persona mañanera. Durante su estancia en París, a principios de la década de 1930, Miller varió su horario de escribir, trabajando desde el desayuno hasta el almuerzo y a veces hasta la noche. Pero al hacerse más viejo, descubrió que cualquier cosa después del mediodía era innecesaria y hasta contraproducente. Como dijera en una entrevista: "No creo en drenar las reservas, ¿entiende usted? Creo en levantarme y alejarme de la máquina de escribir mientras todavía tenga cosas que decir". Dos o tres horas de la mañana eran suficientes para él, aunque recalcaba la importancia de llevar un horario regular a fin de cultivar un ritmo creativo diario. "Sé que para sostener esos auténticos momentos de lucidez uno tiene que ser muy disciplinado, llevar una vida disciplinada", decía.



Mason Currell. Rituales cotidianos. Cómo trabajan los artistas. Turner Publicaciones, febrero de 2014. Traducción de José Adrián Vitier. Ilustración de cubierta: Enric Jardí.


Inma Luna: Divina (y 2):


MENTIRAS

Le contaba a mi madre
lo que me imaginaba que quería escuchar.
Ella me registraba los bolsillos
en busca de mentiras,
solo encontraba las migas residuales
de los caminos que me iban alejando de casa.




EL RAMO

No me dejaron elegir
mi vestido de novia
ni el peinado ni el ramo,
todo venía junto
en el pack penitente de mi boda
junto al sí quiero, al párroco,
a la iglesia y al novio.
Mi madre me compró un hermoso manojo de rosas
y se ocupó de que en las fotos
las flores ocultasen la determinación de mi barriga.



Inma Luna. Divina. Ediciones de Baile del Sol, 2014. Diseño de cubierta: Ramón Buzón | UNOCOMA. De las ilustraciones: Loreto Rodera.


lunes, 23 de junio de 2014

Mason Currey: Rituales cotidianos (1):


Fue José Ángel Barrueco quien me recomendó estos Rituales cotidianos, de Mason Currey. Y si hay alguien a quien yo hago caso en estas cuestiones es a José Ángel Barrueco. Así que me hice con este libro. Y disfruté con los rituales y las manías con que más de ciento sesenta escritores, pintores, científicos o músicos se enfrentan al acto creativo.




ERNEST HEMINGWAY (1899-1961)

EN CONTRA de la leyenda popular, Hemingway no iniciaba cada sesión afilando veinte lápices calibre dos. "No creo haber tenido nunca veinte lápices a la vez", dijo a The Paris Review. Pero sí tenía su cuota de manías a la hora de escribir. Escribía de pie, frente a un estante que le llegaba hasta el pecho sobre el cual estaba la máquina de escribir, y encima ponía un tablero de lectura. Componía los borradores a lápiz en hojas de papel cebolla colocadas oblicuamente sobre el tablero; cuando la obra marchaba bien, Hemingway retiraba el tablero y se pasaba a la máquina de escribir. Registraba su producción diaria de palabras en una tabla -"para no engañarme a mí mismo"-, decía. Cuando la escritura no marchaba bien, dejaba de lado la ficción y respondía cartas, lo que le proporcionaba un oportuno descanso de "la horrorosa responsabilidad de la escritura"; o, como a veces la llamaba, "la responsabilidad de la escritura horrorosa".



Mason Currey. Rituales cotidianos. Cómo trabajan los artistas. Turner Publicaciones, febrero de 2014. De la traducción: José Adrián Vitier. Ilustración de la cubierta: Enric Jardí.


José Ángel Barrueco: El amor en los sanatorios (y 3):

El amor en los sanatorios del poeta y narrador José Ángel Barrueco es un limpio y efectivo poemario que gira en torno a tres temas: enfermedad, muerte y nacimiento. Los poemas nos llevan a través de un doloroso paisaje descrito con naturalidad y sufrimiento por una voz poética cercana, íntima, familiar, y unos hechos en los que el lector se reconoce y de los que se hace cómplice. Un poemario, por otra parte, en el que, a la postre, la vida, aunque de otra manera, en otro ser, vuelve a renacer. Te dejo con 2 de estos poemas, poemas que, en cierto modo, son una cura.


LOS HÉROES DE LA POESÍA

los héroes de la poesía
no somos nosotros, los
que subimos a la tarima
a sembrar los oídos
con metáforas

los héroes de la poesía
están detrás
entre bastidores:
tu marido
mi novia
su hermana
o la madre
de aquel tío

los héroes de la poesía
son los que nos esperan
son aquellos que nos
aguardan en las sombras
mientras nosotros,
entusiastas
vanidosos
poetas

recogemos
los aplausos.




BIOGRAFÍA NUMÉRICA (ENERO DE 2011)

1972: origen
1 hermano pequeño
1 hermana pequeña
1 operación de fimosis
1 tío muerto en accidente de tráfico
2 uñas arrancadas por las puertas
1 abuelo herido por arma de fuego
1 padre severo
2 huidas de casa
3 veces cursado el 2º de bup
2 divorcios en la familia
3 abuelos asesinados por el cáncer
6 novias
1 carrera concluida
5 o 6 libros publicados, y más de 20 antologías
2 operaciones de fístula anal
11 domicilios distintos
1 primo suicida, y exitoso en su cometido
3000 y pico artículos escritos
1 tío fallecido de cáncer
2900 libros en la biblioteca
3 o 4 mascotas enterradas
5 muelas extraídas
4 alergias: polen, polvo, penicilina, cefalosprina
1 afección de piel: la rosácea
4 dioptrías y media en cada ojo
1000 y pico amigos en Facebook
1 madre aniquilada por el cáncer
1 pareja estable
1 bebé en camino
38 años
59.8 kgs
100 cicatrices
1 corazón para amar a 
mis vivos y a mis muertos.



José Ángel Barrueco. El amor en los sanatorios. Canalla Ediciones, 2014. Prólogo de Gsús Bonilla. Del diseño e ilustración de cubierta: José M. Alejandro (Choche).


domingo, 22 de junio de 2014

Estefanía González: Raíz encendida (1):


    Esta es la poeta Estefanía González:



    Esta es la cubierta de su segundo poemario, Raíz Encendida, editado por Ediciones La BaragañaSe presentará el próximo jueves, 26 de junio, en La Librería de Bolsillo, a las ocho de la tarde.  Presentará el acto la escritora Carmen Gómez Ojea.


    Si pinchas en el siguiente link podrás escuchar a Estefanía González recitando tres de los poemas de Raíz encendida:




ESTÁ AQUÍ
lo que a sí mismo se teme
y desesperadamente se disipa.
Fuerza que busca gastarse.

Está aquí lo que quiere
entrar en la noche
como quien se entrega a la muerte.
Perderse: sacrificarse.
Deshacerse en el mundo
como el rojo más grave

en dul cí si mas esporas.

Fuego que a sí mismo se quema.
Fuego desamparado
que todo viento aviva.



Estefanía González.

Carlos Salcedo Odklas: Un poema:




RECUERDO
a mi madre
y
a mi hermana
llorando.
"Ponte al teléfono,
por favor"
"No quiero"
"Pero se está
muriendo"
"¡Pues que se muera ya!"
"¡Pero es
tu padre!
¡Por amor de dios!"
"¿Mi padre?
¿Y dónde coño ha estado
todo este tiempo?"

Me escondí.
Huí.
Hasta que se marchó
de nuevo,
pero esta vez
para siempre.

Padre, padre, ¿por qué me has abandonado?

En ese momento
no sabía
que al igual que hace milenios
ciertas frases
solo sirven para encadenarte
eternamente
a
una
cruz.



Carlos Salcedo Odklas.


sábado, 21 de junio de 2014

Gladys González: Vidrio molido (y 3):


PEQUEÑAS COSAS

porque uno
puede morir
por las pequeñas cosas
como por el gracioso baile
de las esporas
que se arrastran
por la tela
de mi vestido
por el silencioso crujir
de la pintura hinchada
reventando en un día de lluvia
esparciendo un polvillo rosa
sobre mi nuca



ANIMALES MUERTOS

se acaban 
los contratos
de arrendamiento
el eco
de las pequeñas
habitaciones vacías
donde vivía de prestado

las mudanzas
los errores
las heridas abiertas
curtidas
por las goteras 
del techo

por el yeso
del cielo raso
que caía
a pedazos
sobre mi cara

terminaron
mordiendo el polvo
aplastadas
vencidas
como animales muertos
en medio de las luces
de la autopista.



Gladys González. Vidrio Molido. Libros La Calabaza del Diablo, 2011. Diseño de portada: Johnny Pacheco.

Pero los poemas que contienen este poemario se encuentran, todos, en otro libro de Gladys González, editado en octubre de 2012 por Ediciones Liliputienses, con el título de Última noche. Lo digo por si te interesara conseguir el libro.

Gladys González: Vidrio molido (2):




ASTILLA

todas
las cosas que he dicho
quisiera
que fueran verdad

deseos de mejorar
un trabajo seguro
una vida tranquila
y sensata

pero algo
me arrastra
a huir
a ser un trozo más
de carretera

ocultando el miedo
de mirarse
frente al espejo empañado
cada mañana

de envejecer
aislarse
dejar atrás
las viejas
malas costumbres

los sonidos
y olores familiares
el riesgo de las calles
la música de los barrios

las caídas
las luces difusas
de las golpizas nocturnas
los hematoma en el cuerpo

la astilla a la deriva
que fui

pero que aún
secretamente

sigo siendo



Gladys González. Vidrio Molido. Libros La Calabaza del Diablo, 2011. Diseño de portada: Johnny Pacheco.




Gladys González: Vidrio Molido (1):




NATURALEZA MUERTA

hubo noches
en las que buscaba
con un cuchillo de cocina
el origen de las voces
aterrorizada
con el rostro amoratado
y revuelto

hubo noches
en las que hacía barricadas
para que no me asesinara
con una cortadora de pasto
abriéndome lentamente

hubo noches
en las que me golpearon tanto
que caí al suelo
con un diente destrozado
y la cabeza rota
como una granada hirviendo

hubo noches
sin dinero
sin cortes profundos

caminando por la carretera
con la boca sangrando
los ojos perdidos
el rostro blanco
resplandeciente

entre los reflectores
de los automóviles



Gladys González. Vidrio molido. Libros La Calabaza del Diablo, 2011. Diseño de portada: Jhonny Pacheco.


viernes, 20 de junio de 2014

Ape Rotoma: Mensajes de textos y otros mensajes (3):

Este tío, el de la foto, es el poeta Ape Rotoma:


    Fotografía cedida por Ape Rotoma


Esta es la cubierta de su poemario Mensajes de textos y otros mensajes:



Este es uno de los poemas que contiene este libro:


A ELLOS

Me gustan los camellos silenciosos y cautos,
los que no se apresuran, los que cumplen los ritos,
los que te reconocen pero sin aspavientos
ni sonrisas forzadas ni familiaridades,
que no se hacen los duros ni los necesitados,
que no esperan de ti complicidad ni nada
que no sea el precio exacto, el actual del mercado,
y que hablan del producto lo justo, nunca menos,
y te dicen a veces: lo que hoy tengo es muy malo.
En resumidas cuentas, en esto como en todo,
dadme un profesional.



Y este es el cartel de la próxima presentación, el 1 de julio, de este poemario en Gijón, en la librería La Buena Letra: