Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 31 de enero de 2014

El lenguaje de los puños (Antología crítica de la poesía de David González): Próximamente:

El lenguaje de los puños, Antología crítica de la poesía de David González, verá la luz próximamente en la Editorial Origami. De momento, no voy a dar muchos datos. Solo estos: la edición y el prólogo es de José Ángel Barrueco. El boxeador de la cubierta es Joe Louis. La cubierta, que me encanta, es obra de Julia D. Velázquez. Y esta antología crítica de mi poesía consta de 4 volúmenes.


Y aprovecho la circunstancia para mostrarle mi agradecimiento a los administradores de los blogs que se están haciendo eco de esta próxima publicación:







A todos ellos: GRACIAS


La Galería del Caos, 23: Patxi Irurzum:


Patxi Irurzum, por Ángel González González


EL ÚLTIMO PEATÓN: EL BLUES DE LOS CÓDIGOS DE BARRAS

Los ojos de la cajera tenían el color de los caramelos de café "7 de julio". Su mirada era, en aquel súper super desangelado, un tropezón entre los dientes, el único con sabor a algo dulce y humano. Fuera de eso, solo quedaban el frío del pasillo de los congelados, de las voces metálicas ("Vanesa acuda a caja") y de las sonrisas cicatrizadas por los sueldos miserables de otras chicas, que ofrecían sus bandejas de promoción con croquetas de la abuela amasadas por máquinas industriales, batidos con bichos, hamburguesas vegetarianas de soja transgénica...

-54 con cinco-dijo después ella, señalando la máquina registradora, y fue como si escupiera los caramelos de sus ojos en un cenicero.

Solo había sido un espejismo y cuando se desvaneció la realidad se impuso, me vi, como tantas otra veces, sacando la cartera, mientras se amontonaba la compra sin recoger y en la cola las miradas de los clientes que venían detrás me encañonaban, amenazaban con fusilarme si no me daba prisa, si no mantenía el ritmo, si no me comportaba como un consumidor diligente, como un pizpireto despegabolsas.

Las cajas de los supermercados son el resumen perfecto del capitalismo, nosotros haciendo colas en ellas, colocando sobre la cinta las pechugas de pollo, los preservativos, las latas de cerveza, no hay tiempo que perder, nosotros sacando las tarjetas de crédito, el DNI, el carnet de cliente fidelidad, y la máquina registradora haciendo clin, clim, que pase el siguiente, que no pare la fiesta, el blues de los códigos de barras, ey, chica, vamos, mírame otra vez, déjame otra vez morder tu mirada con olor a cafetera, ey, chica, dime al menos que tengo más de dos minutos para despegar estas puñeteras bolsas y poner los congelados donde no abollen el pan de molde...

-Póngase a un lado caballero, por favor...

Bueno, buen intento, pero no me voy a conformar con eso, chica, esta vez no, estoy más que harto y no pienso seguir soportándolo, yo ya no soy un hombre con prisas, yo ahora soy un peatón, el corazón de mi coche ha reventado y ahora el mío late más despacio, más tranquilo, más dulce, más humano, así que, chica, recogeré mis bolsas sin prisa, me tomaré el tiempo que haga falta, no el que decidan con un cronómetro en un consejo de administración los dueños de este garito y del mundo, ni el que me impongáis vosotros, los que esperáis detrás, en la cola, y sentís ganas de cortarme el cuello con el tíquet del parking, no os preocupéis, por ahí viene Vanessa, moved los carritos, corred, a ver quién llega antes a la otra caja, vended vuestras almas al diablo en un cruce de caminos, todos ellos llevan al mismo lugar, todos acaban haciéndoos volver al súper, y solo yo, el último peatón, conozco la salida a este matadero, eso fue lo que pensé, ya en la calle, con mis bolsas de la compra en las manos, los congelados juntos, el pan de molde intacto, mientras los monovolúmenes pasaban ante mis ojos, y los conductores volvían a encañonarme con sus miradas, y ante mí se extendían las aceras vacías, y las grúas paradas, y un sol con hambre de sangre y vino pastando y engordando entre los descampados, entre los esqueletos de las VPO, entre los escombros del capitalismo, un sol enorme y rojo hacia el que yo, el último peatón, o puede que el primero, eché a andar, deshaciendo entre los dientes miradas con sabor a café, masticando espejismos, tarareando para espantar la madre de todas las resacas, la del 7 de julio, este blues, el blues de los códigos de barras, oh yeah!


Patxi Irurzum.


Moya Cannon: Remo:




REMO

Camina y camina tierra adentro
con tu remo,
hasta que alguien te pregunte
qué es.

Entonces hazte tu casa.

Porque sólo entonces necesitarás decir y saber
que el mar es inmenso e insondable,
que el impulso del remo
contra la ola
y con la ola
lo es todo.


Moya Cannon.

Traducción de Flora Botton-Burlá.

jueves, 30 de enero de 2014

Ana Pérez Cañamares: Las sumas y los restos en Valladolid:

Una de las poetas más extraordinarias del momento, Ana Pérez Cañamares, presenta mañana en Valladolid su potente poemario Las sumas y los restos, que, como recordarás, se alzó con el V Premio de Poesía Blas de Otero Villa de Bilbao 2012. Se presenta, a las ocho de la tarde, en la librería A pie de página. Y yo de ti, si estás por allí, no me lo perdería. Pero mejor te dejo con uno de los poemas de este libro para que compruebes por ti mismo la calidad de su poesía:



[HABÍA UN PLACER FRENÉTICO]

Había un placer frenético
en tirarlo todo por la borda:

cuando veía salir del baño
a sus amantes, cubiertos
por los albornoces de mis novios.

Cuando era la graciosa de las fiestas
segando dignidad y cosechando resacas.
De cada droga pedía ración doble.

Yo sólo quería bailar con el caos
dejar de temer las regañinas
más terribles en mi voz que en la de otros.

Quería venganza por haber comprendido
al fin que ningún libro de instrucciones
iba a guiarme por los atajos.

Y lo quemaba todo, y disfrutaba al verlo arder;
sólo comprendía que seguía habiendo un juicio
cuando el fuego llegaba a los bajos de mi falda

y me condenaba a bailar con pasos ridículos.
Todos reían convencidos de que aquel
era el momento culminante de mi gran actuación.

Ahora, de vez en cuando, visito en mi asilo
a la suicida que fui. Le llevo fotos de mi hija
y me da recuerdos para amigos que ya no veo.

Gracias a aquella, soy esta:
la que conoce el precio de los peajes.


Ana Pérez Cañamares.




Norman MacCaig: Mapas viejos y nuevos:




MAPAS VIEJOS y NUEVOS

Existen espacios
donde las contravenciones están permitidas.
Hay carteles que dicen:
Los intrusos son bienvenidos.

La piedad gotea a través del techo
de la oficina de empleos.
En el bolsillo del dirigente,
envueltos en los planes para la gran ofensiva,
hay caramelos para los niños
y una carta arrugada.

Todavía hay espacios por llenar
antes de que el mapa se complete-
aunque estos días es únicamente
en los territorios explorados
donde los hombres escriben, con tristeza,
Aquí habitan monstruos.


Norman MacCaig.

Traducción de Matías Serra Bradford.

Koldo Izagirre: Atlas traidor:




ATLAS TRAIDOR

Vivimos los que sabemos sufrir vivimos solos
Aquí no hay sitio
Para los que del sufrimiento hicieron ciencia
De nieve son los cuervos y ahora defienden la verdad
Pero sin dar alas a las piedras
Debemos desplumarnos
Para hacer intumbables estas paredes
Porque la verdad también hay que embellecerla
Hermosa como la mentira
Como un libro en la cárcel
Como la cárcel de un libro
Sólo quien se atreve a crear la verdad puede vivir solo aquí
Molinos imaginarios Derrotas palpables


Koldo Izagirre

Traduccion del autor

miércoles, 29 de enero de 2014

Gente Simpática: presentación en Madrid:


Y mañana, y también en Madrid, se presenta Gente Simpática, el libro de Esteban Gutiérrez Gómez, que en esta ocasión estará acompañado por el poeta Gsús Bonilla y el músico Luter. Será a las ocho y media de la tarde en La Esquina del Zorro (c/Arroyo del Olivar, 34).




Acaba el miniconcierto y volvemos a la mesa. Hay preguntas, a Agnes, sobre su voz y su relato. Los autores firman ejemplares mientras, ahora sí, me meto en el camerino y empiezo con las señales de humo. Patxi, que las adivina, me acompaña, y Kb. Hablamos de la presentación, parece que ha quedado bien. Agnes tarda en llegar, es la que más libros ha firmado. Nos cuenta que las chicas de la segunda fila han venido desde Barcelona solo para el acústico, que se tienen que volver sin ver el concierto de la noche. Buenos fans. Luego me dice que le he dado caña a Javier, el editor. Me extraña, ella no sabe que Javier estuvo en mi casa unos días antes, para darme libros y liquidarme lo de los derechos para la asociación, que nos llevamos más o menos bien, que cada uno sabe dónde está su lugar. Agnes insiste: que cuando le he cortado se ha puesto colorado. No lo he hecho con intención, simplemente iba a decir lo mismo y ha sido él el que me ha quitado la palabra. En cualquier caso, no he tenido intención de hacer ningún mal. Si me dan la batuta, dirijo, y lo hago a mi manera. Sólo eso.


Esteban Gutiérrez Gómez. Gente Simpática. Colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 2013. Prólogo y epílogo de Patxi Irurzum. De las fotografías: sus autores. Diseño de portada y contraportada: Julio Álvarez.


Y ya que en este fragmento de Gente Simpática se habla de Agnes, la vocalista de Lilith, nada mejor que dejarte con el videoclip oficial de Espejo:




Felipe Zapico Alonso: Cosas Tour, 2ª parte: Madrid y Ponferrada:

Felipe Zapico Alonso continúa con su Cosas Tour, 2ª parte, en esta ocasión cierra el mes en Madrid (mañana, día 30) y en Ponferrada (día 31). Te dejo, como viene siendo habitual, con otro de los poemas de su libro Cosas.



   La tórrida región se quema
-la mujer solitaria no ama-
los hombres se sonríen ante las llamas.
La televisión lo transmite en directo,
el público se desorbita morbosamente,
la guadaña siega ciegamente y sin descanso,
las lágrimas afloran a sus sonrojadas mejillas,
la sonrisa surca los rostros curtidos,
de pronto se oye una voz imperativa que dice:
¡¡¡¡CORTEN!!!!
los muertos se levantan
las mangueras apagan el fuego
los rictus desaparecen
se bebe café expreso.


Felipe Zapico Alonso. Cosas. Zoográfico, 2013. Ilustraciones: Casilda García Archilla. Epílogo: Teresa Naranjo Pérez. Fotografías: Julia D. Velázquez, Jr. Vega, Zapico, Paco Pimienta y Santos Perandones.


Wanda Coleman: Maldición de una mano negra:




MALDICIÓN DE UNA MANO NEGRA

Que el cielo se ensanche entre tus ojos
y la tormenta se enrosque en tus pensamientos.

Que las falsas imágenes que creas devoren todo lo
que tú engendres. Que las falsas imágenes que adoras
oscurezcan el amor.

Que te mires en el espejo y veas malignidad.

Que te retuerzas en deshonor. Que te retuerzas
oyendo las voces
de los que has deshonrado. Que te retuerzas sabiendo
todo el dolor que has ocasionado a otros.

Que las limitaciones que impones a aquellos que están
más dotados
que tú te roben los latidos del corazón.

Que te dejen fuera del cielo
del que tú has dejado a otros.

Que nadie escuche tus últimas palabras.


Wanda Coleman.

Traducción de DG.


martes, 28 de enero de 2014

La Galería del Caos, 22: Ángel Muñoz Rodríguez:


Ángel Muñoz Rodríguez, por Ángel González González


CAFÉ CON LECHE

ocho y media
de la mañana

la doble ventana
apenas
permite
que una pizca de ruido
se cuele
desde el exterior

es lunes
por cierto

y lo digo
porque
en otra época
de mi vida
a estas horas
ya llevaría
un buen rato
trajinando en la calle

sin embargo
aquí me tengo

metido en la cama
pausado
con un murmullo de fondo

el de ella
preparando
el café
para tomarlo
los dos juntos

los dos juntos


Ángel Muñoz Rodríguez



William Wantling: Carta desde Kickapoo:




CARTA DESDE KICKAPOO

aquí
me escondo
de la policía

esta vez
me buscan
por Vivir sin Creer
por Trabajar sin Esclavitud
Jugar sin Pautas
y Amar sin Miseria

¿verdad que no me entregarás?


William Wantling

Traducción de Luis Ingelmo



lunes, 27 de enero de 2014

Álex Portero: La próxima tormenta: Proximamente:

Esta es la cubierta de La próxima tormenta, de Álex Portero, poemario que saldrá muy pronto ya en la Editorial Origami:




La Galería del Caos, 21: Carlos Salem:


Carlos Salem, por Ángel González González


RAYOS X

Esta es la historia de un niño gilipollas que soñaba con tener una visión de Rayos X para ver las bragas de las niñas, y se pasaba horas frente a una cómoda, mirando fijamente los cajones cerrados. Se creía a medias los cómics de súper héroes. No soñaba con volar, le importaba un carajo ser invulnerable, la visión de calor le parecía un truco barato, y lo de la súper fuerza le sonaba a impotencia de soldado. Él quería ver bajo los vestidos, frenar a tiempo para no enredarse en esqueletos, y conocer los tesoros que ocultaba su padre en los cajones de la cómoda que cerraba con llave.
El niño pelotudo fue creciendo, con los ojos entornados. Usa gafas desde hace más de veinte años, ya sabe que lo de Supermán era propaganda americana, un traje con los colores de una bandera ajena, como todas. Procura no mirar fijamente y de cintura para abajo cuando se acerca una muchacha. Y algunas veces lo consigue.
Pero cuando nadie lo ve, se sienta frente a una cómoda con los cajones cerrados e intenta atravesarlos con la visión de Rayos X que tenía cuando sólo era un nene boludito que empezaba a escalar por la pendiente de las dudas, en busca de varias certezas y una miopía.
Como no lo consigue, se emborracha con licor de kriptonita, rompe las viejas fotos de Lois y queda en el bar de siempre con la Mujer Maravilla, que le hace creer que acierta cuando él adivina el color de sus bragas.
Luego se van sin pagar, volando juntos.


Carlos Salem.


Carina Sedevich: A veces es triste lo que hago con mis manos:




A VECES ES TRISTE LO QUE HAGO CON MIS MANOS

Hoy remendé el camisón de seda
que me trajiste de la China.

Lo uso solamente para mí:

se va gastando
y no habrá más camisones de la China.

Sólo éste.

Lo voy a usar como solía usar tu amor:
todos los días.

Que dure lo que dure
y que conserve las huellas

de mi cuerpo,
que sigue estando vivo,

y de todas
las cosas aledañas.


Carina Sedevich.

Este poema pertenece al libro inédito Escribió Dickinson, que aparecerá en abril de 2014 en la Colección Fénix de Poesía de la Editorial Brujas (Córdoba, Argentina).

domingo, 26 de enero de 2014

Charles Simic: La ciudad:




LA CIUDAD

Había por lo menos un crucificado en cada esquina.
Los ojos de un místico, loco, homicida.
Saben que realmente todo es por nada.
Los ojos lo saben. Los sufrimientos de todos los mártires
desfilan. La exaltada madre de todos nosotros
ha dejado sus macutos en la acera,
les habla como si cada uno fuera un hijo santo.

Hubo muchos que no vieron nada de esto.
Una pareja persistía en un beso lujurioso
justo donde alguien yacía bajo un periódico.
Sus pies sangrientos, hinchados hasta doblar su tamaño,
se asomaban al frío del día,
lúgubres pruebas de una nueva doctrina.

Te lo aseguro, tuve miedo. Un hombre gritó
y siguió su camino como si nada hubiera ocurrido.
Todos aquellos cuyos ojos busqué evitaron los míos.
¿Empezaba poco a poco a parecerme a él?
No tenía respuesta para ninguna de estas preguntas.
Tampoco el crucificado de la siguiente esquina.


Charles Simic.
Traducción de Martín López-Vega.


Charles Bukowski: Visiones desde la cortina:




VISIONES DESDE LA CORTINA

atravieso la habitación
hasta la última pared
hasta la última ventana
hasta el último sol rosa con sus brazos
alrededor del mundo
con sus brazos alrededor de mí
escucho a la garza y su susurro de muerte
y los ásperos pensamientos de las cosas del mar
hechas casi de piedra;
esta imagen cuarteada como el alma
garabateada con moscas,
mis lamentos y mis maldiciones
son como las de un puerco,
sol rosa
odio tu santidad
cuando arrastras tu dorada cruz de vida
mientras mis dedos y mis pies y mi cara
aceptan dormir con la puta de tu apetecible mujer
algún día morirás por nada
de la misma forma en que
yo he vivido.


Charles Bukowski.
Traducción de Adolfo Vergara con la colaboración de Claudia Quintero.

sábado, 25 de enero de 2014

La Galería del Caos, 20: Javier Das:


     Javier Das, por Ángel González González


CAMBOYA

En Camboya,
por las calles,
hay niñas
que venden naranjas
que guardan en un cesto.
Y los turistas,
sonriendo,
viendo ternura en la escena,
les sonríen
e incluso
las fotografían.

Lo que no saben,
lo que no les han explicado,
es que esas niñas,
en su mayoría,
son esclavas,
prostitutas,
que venden su cuerpo
camuflado en unas piezas de fruta,
que un hombre,
cuantas más compre,
más completo quiere el servicio.

Porque como dice el folleto
de una exposición de fotografía
que visito
"el hombre que compre
las naranjas
acabará por sacarle
todo el jugo a la niña".


Javier Das.




Virginie Despentes: Lo bueno de verdad:

Cuando las pelas escasean y uno no puede comprar todos los libros que quisiera no queda otro remedio que la relectura. Y como no hace mucho leí la última novela de Virginie Despentes (Bye bye Blondie) y me gustó, pues ahora he releído esta otra: Lo bueno de verdad




   Está a tres pasos del escenario, ahí donde no llegan los focos. Primeras filas de público, gente amontonada hablando de pie, puntas rojas de los pitillos, algarabía. Dos tipos del sonido se agitan en el escenario, uno retoca un último detalle, otro modifica el sonido de los monitores. No siente las piernas, sólo la garganta, hay un abismo ahí dentro, no quiere ir. Se muere de ganas de estar, tiembla de pies a cabeza.
    La llaman para salir. Es un tiempo distinto, sin conciencia de nada, un momento en que hace las cosas hipnotizada, con el automático puesto.
   El escenario hundido en la oscuridad, la gente abajo en un fundido de caras atravesado por un susurro mientras ella va subiendo.
    Nunca lo conseguirá. Ni siquiera moverse un centímetro, ni siquiera abrir la boca. Focos sobre ella, cegada, y el trozo arranca. Tiene tiempo para pensar: "Se me habrá olvidado la letra y no me saldrá la voz".
    Siente vergüenza de estar ahí y que todos la vean. Se siente ridícula, humillada, exhibida. Qué coño pinta ahí, plantada ahí, bajo todas las miradas. Y cómo colocar los brazos y cómo poner las piernas y cómo desaparecer, no tener que hacer eso.

   Nicolas la observa, está en el fondo oscuro del escenario, conecta el sonido, asustado por si algo se jode, pero todo funciona.
   A ella se la ve incómoda, rígida. La mayoría de la gente de la sala ni se molesta en escucharla, siguen hablando y esperan al grupo de verdad. En la primera fila, algunas cabezas prestan atención, unas cabezas se mueven ligeramente. Ya es algo.
    Con la voz que tiene, en serio, joder, siempre con la misma historia, no se trata de saber colocarla, sino de arrancar.


Virginie Despentes. Lo bueno de verdad. Editorial Anagrama, 2001. Traducción de Isabelle Bordallo.



En esta novela, Lo bueno de verdad, de 212 páginas, El exterminador de e-rratas, solo ha detectado una:

- (pág. 149)

MAL: y sitente tener que decirle

BIEN: y siente tener que decirle

viernes, 24 de enero de 2014

Gente Simpática: 2ª presentación en Gijón:

Y mañana, sábado, segunda presentación en Gijón, con la actuación de Tamar y su banda (Black Horde), de Gente Simpática, de Esteban Gutiérrez Gómez (Baco), en la librería café Toma 3, a la una de la tarde.


Te dejo con otro fragmento del libro:


Los Insolenza salen del camerino y se sitúan junto al puesto de merchandising de Lilith. No quieren perderse el último tema pero, a la vez, están ansiosos por salir al escenario. Dani tiene un lobo dibujado en su mirada. Parece tranquilo, pero yo sé que bulle por dentro. Rafa baila como loco con su bajo por el escenario. No ha dejado de hacerlo en todo el concierto, Agnes grita y grita cantando, están a tope, no se quieren dejar nada adentro. Rafa golpea el micrófono con el mástil del bajo mientras hace los coros. Tiene los ojos semicerrados, como disfrutando de la música que le recorre por dentro. Subo al escenario e intento colocar el micro en la base. Lo dejo colocado pero Rafa vuelve a tirarlo en el siguiente coro, micro incluido que cae al público. Está llegando el culpen, se presiente, se va teniendo ganas de que esplote el final: no se puede soportar tanta tensión.


Esteban Gutiérrez Gómez. Gente Simpática. Colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 2013. Prólogo y epílogo: Patxi Irurzum. De las fotografías: sus autores. Diseño de portada y contraportada: Julio Álvarez.


La Galería del Caos, 19: Estelle Talavera Baudet:


Estelle Talavera Baudet, por Ángel González González


FORMAS DE DESPIDO

Tengo que agradecer mis huellas
las moscas que aplasté y dejé sin camino, los recovecos del alma cansados de disparates
hoy es abril en pleno 2087, caen las pocas hojas que quedan
en las calles que recorren esos músicos callejeros, con la ilusión boba, cadavérica,
a sabiendas, del viejo que ya mastica sin intención de desmenuzar nada.

Un día me perderé en mis desiertos, lo sé
los desplegaré todos como quien infla sus barcas antinaufragio
como el que se hunde por no balancearse sin pesas, por luchar contra la nada y aquella
casa tan gigante para uno solo.

Y aprendo en ocho idiomas la manera de despedirme cordialmente
de balancearme entre, ante, bajo y sobre todos los despojos, por ahora
sólo la imagen de mis pies arriba abajo, en el leve balanceo antes de la gran siesta.


Estelle Talavera Baudet.

Baptiste Bleu: 15 imágenes de Joanna en Varsovia (y 2):

Nos detuvimos delante del escaparate de una casa de
muñecas

Dirigí la vista al interior y miré las muñecas y escuché el
buaa buaa de los bebés de plástico que funcionan a pilas

Relajé la vista y nos vi a nosotros reflejados en el cristal
mirándolas

El cigarrillo apurado colgando de una esquina de mis
labios

Encendiendo un cigarrillo con otro a lo Jean-Paul
Belmondo en Al final de la escapada

Las manchas amarillas de nicotina en mis dedos

Y Joanna

Que apareció más allá del reflejo como la Virgen María a
los creyentes.




En el interior de sus columnas permanece en un
frasco sellado el corazón de Chopin

Conservado en alcohol

Muchos piensan que es coñac

De la marca Camus o Gautier

O quizá Renault...

Lo imaginé feo como el sonido que hace un chorro de pis
sobre el agua del retrete

Feo como el sonido de una dentadura postiza moviéndose
en la boca


Leí en alguna parte que Chopin murió de tuberculosis a los
39 años


Había un grupo de turistas norteamericanos sacándole
fotos con flash

Una vieja rezaba arrodillada en un banco a nuestro lado

Más tarde nos sentamos en un bar y hojeando una guía
turística de Varsovia descubrí que había otra columna con
el corazón de Wladyslaw Reymont

Pregunté a Joanna por él y me dijo que era un novelista
muy conocido

"¡Ganó el premio Nobel!" exclamó


Yo quería saber cómo era físicamente pero no encontré
ninguna foto en la guía.



Baptiste Bleu. 15 imágenes de Joanna en Varsovia. Ediciones La Baragaña, 2013. Del prólogo: Vicente Muñoz Álvarez. De la ilustración de cubierta: Sebastià Bonet.




jueves, 23 de enero de 2014

Mañana, en Gijón: Gente Simpática:

Y bien: El Tour de la Simpatía aterriza en Gijón. A las siete y media de la tarde, en la librería La Buena Letra (c/Casimiro Velasco, 12), el escritor Esteban Gutiérrez Gómez (Baco) presenta su diario de carretera, Gente Simpática, acompañado por el músico Pablo Tamargo y el poeta David González:


Te dejo con otro fragmento de este libro:


Fui el último que entró en el avión y tuve la suerte de sentarme en la primera fila, a pesar de la mirada de perro de mi vecino de asiento, que ha tenido que quitar una mochila de encima. Por eso, he sido el primero en bajar y poder fumarme el cigarro de la tranquilidad. Miro el reloj y todavía no son ni las cuatro de la tarde. Enciendo los móviles y descubro una llamada perdida de Lulu, cantante y guitarrista de una de las bandas más grandes del rock gallego: Forraje. Le llamo. Ya están esperando y se acerca en el coche de producción de Radio Galega, una berlina que ni los Guns and Roses. Lulu se baja y nos abrazamos. Es tal cómo se ve en las fotos: cercano, amigable. Lleva una camiseta de La polla y pantalones pasotas. Me dice que todo está preparado. Se ha tirado más de un mes currándose este día en Santiago. Las radios y televisiones, los periódicos. La librería, el concierto y la fiesta posterior. La pegada de carteles. Todo. Todas las gestiones y sus manos para cualquier obra, lo mismo haciendo la pasta de pegar que componiendo temas con su guitarra.


Esteban Gutiérrez Gómez. Gente Simpática. Colección Zigurat, Ateneo Obrero de Gijón, 2013. Prólogo y epílogo: Patxi Irurzum. De las fotos: sus autores. Diseño de portada y contraportada: Julio Álvarez.



Felipe Zapico Alonso: Cosas Tour 2º parte: Sevilla y Córdoba:


Mañana, día 24 de enero, en Córdoba, tercer recital del Cosas Tour 2ª parte, con el que Felipe Zapico Alonso presenta su poemario Cosas

Y pasado mañana, día 25 de enero, en Sevilla, el cuarto recital de esta gira de presentación de Cosas.

Te dejo con otro poema.



Los senderos se bifurcan ante mi camino
oscuros
negros
luminosos
blancos
rojos
he de tomarlos todos
todos he de explorar
quiero experimentar, quiero probar
he de realizar los sueños prohibidos
descenderé a sublimes bajezas
y gozaré
llegaré a las cimas níveas de la virtud
y sufriré.
Y seguiré mi camino
habiendo gozado, habiendo amado
habiendo odiado, habiendo sufrido
habiendo, en fin, vivido.
Así llegaré, cuando todo termine,
a decir que no.


Felipe Zapico Alonso. Cosas. Zoográfico, 2013. Ilustraciones de Casilda García Archilla. Epílogo: Teresa Naranjo Pérez. Fotografías: Julia D. Velázquez, Jr. Vega, Zapico, Paco Pimienta y Santos Perandones.

Carina Sedevich: Antonia era mi abuela:




ANTONIA ERA MI ABUELA

Tu mujer quiere llamar a tu hija Antonia
y no sabe que Antonia era mi abuela
que además heredaba el nombre de su madre
para dárselo también a la menor de sus hijas.

Antonia era mi seudónimo
en los concuros de poemas.

Te recuerdo que mi abuela Antonia
se murió de tristeza
el año antes de que yo naciera.
Te recuerdo que era pobre y era enferma.

Te recuerdo que yo escribo desde mi caverna
como un hombre viejo:
que sólo el vino me anima
y la soledad me da paz.

Te recuerdo que perdimos a Mateo
y que cuando sangré tu última hija
Antonia era uno de sus nombres.
Te recuerdo que me dejaste sola
con mi sangre de Antonia
una mañana.

Llámala Antonia como en una novela.
Y acúnala. Llámala Antonia en la plaza
y en la escuela. Y rétala: "¡Antonia, no hagas eso!"
¡"Comé, Antonia!", "¡Antonia, se hace tarde!".
Tengo toda su vida en mi cabeza.

Porque Antonia era mía: era bisnieta
de aquella Antonia que bordaba.
Era nieta de mi madre, que te extraña
todavía.
Era hija de la loca que escribía.

Llámala Antonia, que será justicia.
Justicia de mis muertos que la esperan.
Justicia de la vida que la trajo.
Justicia para este pobre poema.


Carina Sedevich. 

Este poema, desgarrador, pertenece al libro inédito Escribió Dickinson, que aparecerá en abril de 2014 en la colección Fénix de Poesía de la Editorial Brujas (Córdoba, Argentina) y que uno, ante muestras como esta, está ansioso por leer.


miércoles, 22 de enero de 2014

La ladrona de libros + Plan en las Vegas + El lobo de Wall Street + Caza Humana + Malavita:

Estas dos últimas tardes, por causa de un dolor de lumbago que arrastro desde hace varios días y que solo me permite escribir cinco o seis horas por la mañana, las he dedicado a ver varias películas, que procuraré resumir en el menor número posible de palabras y de las que te pongo el enlace por si, en el caso de que no las hayas visto, quieres verlas:

La ladrona de libros: Un pastelón.




Plan en las Vegas: Penosa.




El lobo de Wall Street: Genial. Te dejo con la reseña que José Ángel Barrueco escribio en su blog sobre esta película y que suscribo en su totalidad: El lobo de Wall Street, por José Ángel Barrueco.




Caza Humana: A pesar de que Travolta y de Niro no lo hacen mal del todo: Pastelón.




Malavita: Robert de Niro siempre está genial interpretando a mafiosos. Y Michelle Pfeifer está adorable en su papel de esposa de mafioso. Una muy buena película. Con algunas frases muy esclarecedoras sobre la escritura.









William Wantling: Sin que reclamemos:

De William Wantling me regalaron hace años una primera edición de su poemario The Awakening con el autógrafo de su autor, un ejemplar que ocupa un lugar de privilegio en mi biblioteca. Resulta que por esas cosas de la vida, no recuerdo ya la circunstancias, Luis Ingelmo me hizo llego llegar su traducción al castellano de ese libro (gracias, tío) y que, como es natural, ocupa otro lugar de privilegio en mis archivos. La recupero esta mañana para subir un poema de este poeta prácticamente desconocido que, según parece, combatió en Vietnam, estuvo cinco años en San Quintín y que, durante un tiempo, fue muy colega del viejo Bukowski, aunque su amistad terminase como el rosario de la aurora, con el suicidio de Wantling y apenas tres meses después con un extraño episodio en el que, según algunos, el viejo Bukowski violó a la viuda de William Wantling. En fin, lo que importa es la poesía, como este poema sobre la guerra de Vietnam:


SIN QUE RECLAMEMOS

sin que reclamemos
una inocencia imposible
debo decirte cómo
en medio de la multitud
con toda calma tiramos de las argollas
de seis granadas
mascullando una explicación
que ni nosotros mismos nos creíamos
& soltamos las espoletas
un nudo en la garganta


William Wantling
Traducción de Luis Ingelmo

                 Sitio Web de la Imagen




martes, 21 de enero de 2014

Baptiste Bleu: 15 imágenes de Joanna en Varsovia (1):

No conozco a Baptiste Bleu. Pero sí conozco, y desde hace tiempo, su cuaderno de bitácora: Je est un autre. El caso es que hace unos días recibí su primer poemario: 15 imágenes de Joanna en Varsovia (gracias Jorge). Y ya de entrada me llevé una sorpresa: el prólogo lo ha escrito el poeta y narrador Vicente Muñoz Álvarez, así que citaré algunos párrafos de dicho prólogo, párrafos sobre este poemario con los que estoy de acuerdo. Por ejemplo: Sus poemas son densos y ambiguos, a menudo delirantes, caóticos e imprevisibles, llenos de imágenes y de matices y susceptibles de ser leídos e interpretados de diversas maneras. O este otro: También la temática de fondo que abordan, el amor visceral y arrebatado, tan universal como la propia poesía, aunque desarrollado aquí con una voz muy poco convencional. O para terminar: Personalmente tengo la sensación de estar escuchando un LP de 15 canciones con un hilo conductor común. Y así es. Porque este poemario tiene una buena banda sonora: Bob Dylan, Leonard Cohen y Nacho Vegas. Amén de citas del poeta Leopoldo María Panero. Por resumirlo, diría lo que le dije al propio Baptiste Bleu una vez terminé de leer este luminoso poemario: Si yo fuese Joanna, me sentiría orgullosa, más que orgullosa, de ser la protagonista y la musa de estos poemas. Lo mantengo. Pero además la Varsovia que nos enseña Baptiste es una ciudad, a mi juicio, mágica, una ciudad a la que uno le apetece ir nada más terminar la lectura de estos poemas. Y en cada poema, en cada imagen, vemos reflejado también al propio Baptiste Bleu. Y algo importante: cada poema funciona muy bien por sí mismo, pero en conjunción con el resto uno tiene la sensación de estar leyendo una historia de amor, un cuaderno de viaje... Y no digo más. O sí: No dejes de leerlo. Es un primer poemario que augura una voz poética con mucho futuro por delante.

Te dejo, en esta primera entrega, con un par de poemas:


Miré sus piernas

Por ellas crecían santos prometiendo el paraíso y un Dios
de verdad y supe que había dejado de ser el cadáver que
por las noches chupaba la sangre de los vivos porque en
esos muslos estaba el banquete del cuerpo y la sangre de
Cristo y yo podía alcanzarlos con las manos.




A Joanna no le gustan las zapatillas opina que son poco
femeninas le gustan los zapatos de tacón pero aquella
mañana se calzó las Converse All Star completamente
negras que le regalé el mismo día que nos fuimos a París
de fin de semana para celebrar que hacíamos dos años

Las que usa solo para hacer turismo

Turista en zapatillas

Turista de zapatillas

Caminamos toda la tarde por la Ciudad Vieja y creo que es
la parte que más me gusta de Varsovia

Joanna me contó que durante la Segunda Guerra Mundial
los nazis la redujeron a cenizas y que en la posguerra se
levantó de nuevo sobre su ruina tal y como era valiéndose
de fotografías antiguas y cuadros de Canaletto.


Baptiste Bleu. 15 imágenes de Joanna en Varsovia. Ediciones La Baragaña, 2013. Del prólogo: Vicente Muñoz Álvarez. De la ilustración de cubierta: Sebastià Bonet.



Nicole Blackman: Kim:

                              Sitio Web de la Imagen


KIM

Kim está dejando la heroína
y me enseña sus fríos brazos de marfil más tarde en una cena
como si fuese una evidencia para un juez poco compasivo.

Ella pela sus uñas delante de mí
capa tras capa como papel de cebolla.

Ha empezado otra vez a fumar,
ha dormido con su casero,
afirma que quiere dejar Nueva York.

¿Qué le hace pensar que puede empezar de nuevo
en cualquier lugar de este mundo
y que no sea exactamente igual?

Echa sal en su café por descuido,
lo bebe de todos modos.

Le dice al cajero que se quede con el cambio
porque le gusta viajar ligera.

Más tarde me grita desde la cabina de la esquina porque no tiene
céntimos para hacer una llamada de teléfono.

Cuando nos decimos adiós, la puedo ver
moviéndose a través del aire tan despacio
como una pluma que no puede seguir luchando en su camino
hacia abajo.


Nicole Blackman.



lunes, 20 de enero de 2014

Esteban Gutiérrez Gómez: Gente Simpática (2): Primeras Presentaciones: Gijón y Madrid:

El próximo viernes, 24 de enero de 2014, tendrá lugar la primera presentación de Gente Simpática, el diario de carretera de Esteban Gutiérrez Gómez (Baco). Será en la librería La Buena Letra (c/Casimiro Velasco, 12). Además del autor, intervendremos Pablo Tamargo y un servidor.

Al día siguiente, sábado 25 de enero de 2014, en la librería y café Toma 3 (c/Marqués de Casa Valdés, 27), la segunda presentación a la una de la tarde, con actuación de Black Horde, de los que bajo el cartel os subo un vídeo.

Y ya la semana que viene, el jueves 30 de enero de 2014, la tercera presentación: Madrid, La Esquina del Zorro (c/Arroyo del Olivar, 34), con Gsús Bonilla y Luter.

Espero verte en alguna de ellas.











La Galería del Caos, 18: José Ángel Barrueco:


José Ángel Barrueco, por Ángel González González


VÉRTIGO

el vértigo me sacude
cuando subimos al arco del triunfo

en el futuro me doblegará
en el elevador de santa justa (Lisboa)

y en otros muchos lugares:
aviones, puentes, edificios...

no importa, siempre una mano
calma mis nervios: la tuya.


José Ángel Barrueco.