Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

martes, 16 de septiembre de 2014

GB, 37: Neal Cassady is speed limit:


Hay que reconocer que Ken Kesey se lo hizo bien: grabó todas las mierdas de las leyendas que tuvo cerca de sí. Luego esas mierdas las empaquetó y ahora su hijo tiene un buen negocio vendiéndoselas a capullos como yo. Lo que me jode es ver a Neal Cassady, uno de mis héroes, haciendo el capullo, colocado de ácido hasta más no poder y siendo filmado, sin darse cuenta, por ese mierda de Ken Kesey que, sinceramente, mejor se hubiera dedicado a seguir escribiendo novelas, algo en lo que era bueno, y haber pasado de filmar estas mierdas, una serie de escenas montadas en este vídeo de poco más de 45 minutos sin ninguna gracia o ritmo. En ellas aparece Neal Cassady bailando con una silla, conduciendo el autobús mágico, cuya magia se limitaba a Neal y al tío ese de los Grateful Dead, porque el resto eran un montón de gente sin talento. De todos modos, las escenas filmadas de Neal sirven para darse cuenta de por qué ningún actor ha sabido interpretarlo en el cine: Neal era puro nervio y eso es muy difícil de interpretar hasta por los mejores, caso de Nick Nolte, pongamos por caso. Resumiendo: una cinta solo para auténticos fanáticos, como es mi caso, de Neal Cassady, el hombre, no lo olvidemos, que enseñó a escribir a Jack Kerouac:






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.