Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 25 de septiembre de 2014

Cancha (17) + 1 poema de El lenguaje de los puños:


En esta ocasión, Gracias a estos 3 sitios webs por la cancha que me han dado:

ARMA POÉTICA

REVISTA FIAT LUX

MÁS PALABRAS PARA OLVIDAR


Y aprovecho también para darle las Gracias a todos los lectores que han decidido adquirir mi libro, que, como se aprecia en la fotografía ya está en mis manos. De hecho, ya estoy en pleno proceso de firmar, numerar y dedicar. El libro, ya puedo decirlo, ha quedado realmente brutal. Precioso, en cuanto a su diseño. Incluso el papel en que está impreso me encanta. Soy muy feliz, la verdad. Y os doy las Gracias, de corazón, pues este era un proyecto en el que había puesto mucha ilusión y, de algún modo, al adquirir un ejemplar de esta edición especial con motivo de mi aniversario y del de mi madre, se puede decir, yo lo digo, que me habéis hecho el mejor regalo posible para un escritor: que un lector compre su libro. Solo espero que después de haberlo leído, penséis que ha merecido la pena. Lo dicho: Muchas Gracias. Y sigo con las dedicatorias. 


    Fotografía: Begoña Casáñez Clemente


         UN FAVOR

         mi vida se ha convertido en un desierto
         en el desierto de sonora pongamos por caso
         arena cactus calaveras escorpiones y un sol
         de justicia:

         mi vida se está muriendo literalmente de sed

y       de ella no espero ya ninguna cantimplora
o       pozo con agua como tampoco un oasis

         el oasis

         si acaso
         a ella a mi vida solo me queda por pedirle
         suplicarle un pequeño y último favor: el espejismo.



David González en El lenguaje de los puños (Editorial Origami, septiembre 2014).




4 comentarios:

  1. Con ganas de tenerlo ya aquí, los dos, también el primero.

    Un abrazo, David, poeta.

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo desierto este poema con vocación de oasis. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Espero que ya los tengas la próxima semana, Tomás. Ya he firmado los 78 ejemplares y mañana por la tarde salen de vuelta al editor y de ahí a vuestras manos. Otro abrazo, Tomás, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, José Luis, amigo. Otro abrazo fuerte y solidario.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.