Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 27 de septiembre de 2014

Bartolomeu Vanzetti: El último discurso:




         EL ÚLTIMO DISCURSO

         He hablado mucho de mí mismo
y       casi me había olvidado de Sacco.
         Sacco también es un trabajador,
         un trabajador capacitado desde su niñez,
         amante del trabajo,
         con un buen empleo y un sueldo,
         una cuenta en el banco,
         una esposa buena y encantadora,
         dos hermosos hijos
y       una casa sencilla y acogedora
         en la linde de un bosque, cerca de un arroyo.

         Sacco es todo corazón,
                        todo fe,
                        todo un carácter,
                        todo un hombre;
         un hombre,
         amante de la naturaleza y de la humanidad,
         un hombre que lo dio todo,
                           que lo sacrificó todo
         por la causa de la libertad
y       de su amor a la humanidad:
         dinero, sosiego, ambición mundana,
         esposa, hijos, su persona
y       hasta su propia vida.

         A Sacco jamás se le ha pasado por la cabeza
         robar
o       matar a nadie.
         Desde que éramos críos hasta ahora
         jamás nos hemos llevado a la boca
         un bocado de pan
         que no hayamos ganado
         con el sudor de nuestra frente.
         Jamás.
         Ya, sí, puede que yo sea más listo,
         como ha dicho alguien,
         tengo más labia, pero muchas, muchas veces,
         al oír su voz sincera
         en la que resuena una fe inquebrantable,
         al considerar su sacrificio supremo,
y       recordar su heroísmo
         me sentí pequeño en presencia de su grandeza
y       me vi obligado a reprimir
         las lágrimas de mis ojos
y       agarrarme el corazón,
         que se me atragantaba,
         para no llorar delante de él: este hombre
         al que ahora se llama ladrón y asesino y condenado.

         Pero el nombre de Sacco
         vivirá en los corazones de la gente
y       en su gratitud
         cuando los huesos de Katzmann
y       los de todos vosotros
         hayan sido dispersados por el tiempo;
         cuando vuestros nombres,
         el suyo,
         vuestras leyes,
         instituciones, y vuestro falso dios
         no sean más que el recuerdo borroso
         de un pasado maldito en el que el hombre
         era un lobo
         para el hombre.

         De no ser por esto,
         yo podría haberme pasado la vida
         charlando en las esquinas de las calles
y       despreciando a la gente.
         Hubiera muerto olvidado, desconocido, fracasado.
         Ahora no somos unos fracasados.
         Esta es nuestra carrera y nuestro triunfo. Jamás
         en toda nuestra vida
         hubiéramos podido hacer tanto
         por la tolerancia, por la justicia,
         porque el hombre comprenda al hombre,
         como ahora lo hacemos por accidente.

         Nuestra palabra,
         nuestras vidas,
         nuestros dolores,
         ¡nada!
         
         La pérdida de nuestras vidas,
         la vida de un buen zapatero
y       la de un pobre vendedor de pescado,
         ¡todo!

         Este último momento nos pertenece.

         Esta agonía es nuestro triunfo.



         Bartolomeo Vanzetti.

         Versión de David González.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.