Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 26 de septiembre de 2014

Baco: Ardimiento en León:






ÍTACAS

Para los que siempre están huyendo

He hecho un pacto con el diablo
y nos hemos repartido mi vida:
Él tiene los días,
de lunes a viernes,
de siete a siete.
Me quedo yo las noches,
todas las noches,
hasta las tantas.

Él me viste de traje y corbata,
me hace parecer educado, correcto,
incluso hipócrita;
yo voy desnudo y realizo
transfusiones sinceras de sangre
sobre el papel.

Él procura traer dinero a casa,
revisa las facturas,
lo pone todo en orden;
yo prefiero vegetar,
cerrar los párpados y mirarme dentro,
buscar huidas que experimentar.

No estoy orgulloso de ello,
pero es un acuerdo para asegurar
nuestra supervivencia.
Porque ya cavé todas mis tumbas,
porque la mitad es mucho más que nada,
y porque moriría

sin mis alas

y mis sueños

por cumplir.



Esteban Gutiérrez Gómez en Ardimiento (Zoográfico, 2014).




2 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.