Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 5 de septiembre de 2014

Alejandro Mallada: Otros 2 poemas inéditos:


Siempre
que quiero llegar
a algún sitio
no soy más
que un chucho
persiguiendo
su cola.


    Imagen cedida por el autor


TRONOS

Miro fotos antiguas de Gijón
y entre ellas me fijo
en una de la plaza mayor.
La foto se centra
en el ayuntamiento,
es del año
1906.

Pienso en
la plaza actual,
que calca la foto
más de un siglo después.
Es el año
2013.

La ciudad cayó muerta
y resucitó reconstruyéndose
de sus cenizas y escombros
no sé cuántas veces ya.
Se comió todo a su paso
tierra, aire y mar
y cambió de piel,
de olor
de sabor
y qué sé yo.

Pero hay cosas
que no cambian.
Y ahí sigue
por los siglos,
el puto ayuntamiento.

No bastará
con derrocar reyes,
habrá que derribar
también
su trono,
para que nadie
se suba.



Alejandro Mallada de su poemario inédito 33


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.