Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 9 de septiembre de 2014

Abel Santos: Todo descansa en la superficie (y 2):


SI SOY LA PUERTA PUEDO SER TAMBIÉN LA HABITACIÓN

A cada paso dado en la trampa,
el misterio

se tensa... La verdad:

esa puerta que, constructivamente, se rodea
pero nunca se traspasa,

porque la que te atraviesa

es
ella.






















POLÍTICA

Un extranjero de mi barrio
al que le debía una pequeña cantidad, me enseñó,
sin saberlo, sus principios en la calle:

-El dinero
puede perderse y ganarse en cualquier parte
y de millones de formas distintas.
Pero a las personas una vez las pierdes
las pierdes para siempre.

Son las palabras blancas
de un hombre para el hombre.
Son las promesas y el tratado del político
que todos llevamos
-o deberíamos llevar- dentro.

Ahora soy yo el extraño.

Pago mi deuda con este poema.
La democracia, ya puede decirse, es un voto
que pueden servirte frío.

Se han cerrado las compuertas
en las fábricas del pan.

No quieras comerte el mundo:
está lleno de calamidades.



Abel Santos. Todo descansa en la superficie. Ediciones Vitruvio, 2013. Del prólogo Vicente Llorente.


2 comentarios:

  1. Veo que el combate aún no ha acabado, y mis poemas siguen golpeando por tu blog.
    Un abrazo fuerte y solidario, David, compañero.

    ResponderEliminar
  2. El combate no acaba hasta que suena la campana, Abel, amigo. Otro abrazo, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.