Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 5 de septiembre de 2014

Abel Santos: Todo descansa en la superficie (1):


Abel Santos es un poeta que se ha hecho a sí mismo después de superar circunstancias muy adversas que, de algún modo, le condujeron a la poesía, en la que sigue la estela de los autores del, a mi juicio, mal denominado realismo sucio, pero también de la, a mi juicio también, mal llamada poesía de la experiencia. En esta primera entrega te dejo con dos muestras de su quehacer poético, de su tercer libro: Todo descansa en la superficie:


BÉSAME MUCHO

para Manuel Olivas

A la vida
no le importa si te escondes
al lado de definiciones tipo:

O blanco. O negro.

Todos nos veremos las caras
en esta mesa redonda y gris.

Ya lo dice esa otra canción:
La vida te lleva por caminos raros...

Mientras tanto, ella te besa
con sus llamativos labios.




DEFENSA PERSONAL

Noche de domingo. En casa.
Una pareja se pelea en plena calle
y los gritos llegan, como un gancho de izquierda
en el mentón dormido,
a nuestra habitación en una sexta planta.
Pienso en aquella frase de Carver
que habla del material útil para un poema:
Coge todo eso, utilízalo.
Inclinados en el balcón
vertiginoso de los hechos, no se  me olvidan
los malos tragos que pasé
y que hice pasar a algunas
a la salida de un bar. Ahora entiendo
un viejo proverbio, te digo,
ojeado cuando era adolescente
en una revista de formas de autodefensa:
"Ata a dos pájaros juntos,
creerás que tienen cuatro alas,
pero no podrán volar".
Y es un buen método,
tú y yo estamos de acuerdo, abrazados
de regreso a nuestro nido,
para que los dos guardemos distancias,

contra lo que se llama amor.



Abel Santos. Todo descansa en la superficie. Ediciones Vitruvio, 2013. Del prólogo: Vicente Llorente.

4 comentarios:

  1. Eso mismo, José Luis: sin etiquetas. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar
  2. Gracias David por este pequeño combate en tu ring de poesía.
    Un fuerte abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  3. Nada, Abel. Las gracias a ti por subirte a él. Otro abrazo, fuerte y solidario, amigo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.