Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

lunes, 29 de septiembre de 2014

50:

Hace 50 años, justo ahora, nueve y media de la mañana, una mujer me hace llorar por primera vez en mi vida: la comadrona que asistió a mi madre en su parto allá en una casa de aldea. He llorado mucho desde entonces. Pero me he reido más. Incluso en los peores momentos. Así que doy por buena mi vida hasta este mismo instante. La próxima meta tiene puesto el listón muy alto: los 100... De todos los regalos que he tenido, aparte de la edición especial de El lenguaje de los puños, hay uno que me ha hecho especial ilusión: El trabajo de fin de grado de Natalia Salmerón Suero: Aquello que conservamos después del naufragio: La poética de la consciencia de David González. Además, Natalia, ha sacado una gran nota: sobresaliente. En fin, que por ser el día que es te dejo con un poema inédito que verá la luz en uno de mis próximos libros (ya escritos) y que, si no recuerdo mal, recité en Valladolid, no sin antes rescatar del trabajo de Natalia una oración que comparto plenamente:

Ese es su verdadero compromiso: poner su vida al servicio del lector.






         DIOS

         dios es

         según mi abuelo

         la conciencia
         de cada cuál:

         esto explicaría

         por qué hay
         tan poca fe
y       tan poca conciencia:




Y aprovecho esta ocasión para darle mis más sinceras Gracias a todos los lectores habituales y ocasionales de este cuaderno de bitácora y a los lectores de mis libros en general, especialmente a los de mi último libro. Sin vosotros nada de todo esto tendría sentido. Además sois vosotros, los lectores, los únicos que podéis hacer que el discurso que llaman de los márgenes se haga visible en otros sectores de la sociedad. En este sentido, gracias especiales a Rocío Caballero, a Carmen del Río y a Lila, que me lee desde Nueva York.

Quiero dar las gracias también a mi editor Antonio Huerta y a los escritores: José Ángel Barrueco,  Andrés Ramón Pérez Blanco, el Kebran, y  Vicente Muñoz Álvarez, siempre ahí, desde hace años, en lo bueno y en lo malo.

Y, claro está, a la persona más importante en mi vida desde hace un tiempo: Begoña Casáñez Clemente.


En fin: que muchas Gracias. Nos vemos dentro de otros 50. Feliz día.



14 comentarios:

  1. GRACIAS por esa mención HERMANO. Enhorabuena por esa nueva. Ya hasta eres materia de estudio. Dentro de nada Horroris Causa. Horrosis. GRACIAS a ti por SER. POETA y HERMANO. Un abrazo fuerte. Y deseando leer ya tu tocho. Kebran

    ResponderEliminar
  2. Gracias por hacernos un poko menos tristes,un poko MAS libres.Abrazako desde Puerto De Vega ....

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Tomás, amigo. Otro abrazo, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar
  4. Nada, Kebran. Las gracias a ti. El tocho ya te dije. Otro abrazo, hermano, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar
  5. Uf, Fredi, colega, si consiguiera eso ya me daría por más que satisfecho, pero se intenta... Y gracias... Otro abrazo, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, José Luis, amigo. Otro abrazo, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, David, muchísimas gracias por tus palabras. No sabes cuánto me alegra que te guste así. Y ya sabes, el primero de muchos.
    Un abrazo, Natalia

    ResponderEliminar
  8. Feliz primer nocumpleaños de con 50+.
    Gracias.
    Lo del trabajo de grado sí que es para sentirse orgulloso... y para tentarse el cuerpo por si muerto...
    Que sea como dice Natalia el primero de muchos (¿se puede leer por ahí, Nat_ss?)
    Salud, abrazo -fuerte, -solidario.

    ResponderEliminar
  9. Las gracias te las doy yo, Natalia, querida amiga. Y sí el principio de una larga y duradera colaboración... Otro abrazo, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Carmen, querida amiga. El trabajo de Nat, lo leerás. Pero no te puedo decir nada todavía. Y sí: me siento orgulloso, me siento poeta... Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.